EL FORAJIDO

The Outlaw

Director: Howard Hughes (no acreditado: Howard Hawks).

Guión: Jules Furthman (no acreditados:Howard Hawks y Ben Hecht)

Intérpretes: Jack Buetel, Jane Russell, Thomas Mitchell, Walter Huston, Mimi Aguglia, Joe Sawyer, Gene Rizzi.

Música: Victor Young.

Fotografía: Gregg Tolland

Montaje: Wallace Grissell

EEUU. 1964. 154/140 minutos.

 

Hughes en Hollywood

En su vitriólico, algo extremado y muy menospreciado biopic sobre Howard Hughes, The Aviator, Scorsese prestaba atención a esta The Outlaw en una secuencia en la que, en clave hilarante, nos ilustraba sobre los problemas que el magnate, productor y realizador tuvo con el Código Hays por razón de los diversos planos que mostraban el prominente escote de Jane Russell. Era una de tantas anécdotas que, por acumulación, nos hablaban, más que de la extravagancia del personaje, de su independencia, de su constante porfía contra los elementos por imponer sus criterios y dar rienda libre al intento de materializar sus mesiánicas visiones. Y la verdad es que, al menos en su bagaje cinematográfico, Howard Hughes ha quedado en efecto como un personaje realmente peculiar, sus obras más bien a la contra del statu quo imperante, productor de títulos tan valiosos como la versión que de The Front Page dirigió Lewis Milestone en 1931, la imborrable Scarface de Howard Hawks (1932) o The Sin of Harold Diddlebock (1947), poco conocida y reivindicable pieza de Preston Sturges protagonizada por Harold Lloyd en el ocaso de su carrera. Hell’s Angels (1930) y The Outlaw (1943) fueron las únicas películas que le acreditaron como director (si bien en el primer caso colaboró James Whale y en el segundo –y que aquí nos ocupa- Howard Hawks –que, al parecer, sólo duró diez días en el proyecto, por desavenencias con Hughes-), y ambas obras se cuentan, por méritos (y excesos) propios, como singulares y notables aportaciones al cine de género.

 

Mitomanías

Aunque cuatro años antes de la realización de la película John Ford había revolucionado el western con Stagecoach, el propósito narrativo y visual de Hughes seguía afiliado a los cánones e imaginería de los primeros tiempos del género, el gusto por el relato en clave de serial y la celebración de los estereotipos para la glorificación mitómana, lo que queda perfectamente reflejado en imágenes. Baste fijarse al efecto en el cúmulo de despropósitos que contiene su argumento, acumulación de pretextos para mixturar en idéntica función a Billy el Niño, Doc Holliday y Pat Garrett, y desarrollar una prototípica trama de encuentros y desencuentros al filo de la ley y las balanzas de la amistad, con el aderezo de una exuberante mestiza (Río, encarnada por la Russell) de corazón dividido por sentimientos de lo más exacerbados. Pero no nos equivoquemos: que la trama sea simple y plagada de ribetes esperpénticos no redunda en un producto de baja calidad, sólo da carta de naturaleza a esa forma de entender el cine y el género. Porque Hughes no escatimaba medios para construir artefactos cinematográficos espectaculares, y así se refleja en la nómina de profesionales que contrató para llevar a buen puerto el proyecto. Hablemos en este apartado del guión de Jules Furthman –autor, entre otros, de los guiones de El expreso de Shangai, Tener y no tener o Río Bravo-, que sirve de perfecta ilustración de la diferencia que hay entre una propuesta argumental ligera y lo atinada o no que puede resultar su concreción en un libreto; las situaciones de Furthman habilitan la esencia de una progresión narrativa endiablada, sirven a la perfección a esa épica algo socarrona que reviste la propuesta, que se apuntala por mor de unos diálogos con la dramaturgia precisa, que saben ser jocosos o enfáticos según se precise.

 

Sense of wonder

La puesta en escena plantea paradojas dignas de mención. La caligrafía de Hughes es más arcaica que la que se estilaba a principios de los cuarenta (lo que se nota en la preeminencia de escenas rodadas en interiores, en el montaje de la función, en la duración de los planos…), pero por otro lado llama poderosamente la atención el gusto del cineasta por experimentar con el efectista inserto de planos, una usanza que, con lógicas variaciones, años después se estandarizaría. Pienso por ejemplo en el leve movimiento de cámara que ilustra el resultado de una partida de póker, en el célebre plano de Río acercándose a la cámara con expresión embriagada cuando está a punto de besar a Billy el Niño, el primer plano del cuchillo que Río sostiene y con el que empieza a rasgar el vestido de Billy o aquel otro de esa pistola a punto de ser disparada en la secuencia de que transcurre en el establo y enfrenta, en penumbra, a los mismos personajes; precisamente en aquella secuencia, y con el apoyo inestimable de los claroscuros que inventa el operador lumínico de la función, el maestro Gregg Tolland (por aquellos tiempos colaborador de cineastas como John Ford u Orson Welles), se habilita un juego de tensión entre los dos personajes donde se confunde el peligro y la hostilidad con la carga sexual. Hughes disfruta con la artificiosidad y la inserción constante, y aplicada a cada contexto de la trama, de esas -a veces soterradas, a veces no- líneas de ambigüedad (a las que, en el apartado interpretativo, Walter Huston se presta de forma excelente) en el dibujo del heroismo, la épica, la amistad, la confianza, el amor y el sexo (hoy resulta divertido fijarse, por ejemplo, en la repetición de idéntica estrategia –plano sostenido en un ángulo de la habitación, una melodía culminante- para dejar en fuera de campo, y al mismo tiempo subrayar, el encuentro sexual entre los jóvenes amantes).

http://www.imdb.com/title/tt0036241/

http://16mmshrine.blogspot.com/2006/03/figure-of-speech-in-which-two.html

http://www.filmthreat.com/index.php?section=features&Id=1828

http://www.rottentomatoes.com/m/1015816-outlaw/

http://homepages.sover.net/~ozus/outlaw.htm

http://www.theoutlawmovie.bravehost.com/

http://www.archive.org/details.php?identifier=the_outlaw

http://digital.library.unlv.edu/cgi-bin/getimage.exe?CISOROOT=%2Fhughes&CISOPTR=46&DMSCALE=22.699004975124&DMWIDTH=730&DMHEIGHT=550

Todas las imágenes pertenecen a sus autores