TRES DÍAS CON LA FAMILIA

Tres dies amb la família

Director: Mar Coll.

Guión: Mar Coll y Valentina Viso

Intérpretes: Nausicaa Bonnín, Eduard Fernández, Francesc Orella, Philippine Leroy-Bealieu, Ramon Fontseré, Amàlia Sancho.

Música: Maikmaier.

Fotografía: Neus Ollé

Montaje: Elena Ruiz

España. 2009. 89 minutos.

 

Opera prima

        El filme que nos ocupa forma parte del proyecto Opera Prima, entente entre la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (Escac), la productora Escándalo Films y diversas corporaciones públicas para el fomento y promoción de los jóvenes valores emergidos del Escac. Su posicionamiento y cierto éxito en certámenes como el de Málaga (donde se alzó con los premios a la Mejor Película, a la Mejor Actriz para Nausicaa Bonnín y al Mejor Actor para Eduard Fernández), sumado a la aceptación comercial y a la relevancia crítica obtenidas dan buena cuenta de la utilidad del proyecto (tanto más en una coyuntura como la que atañe al cine español), plataforma de despegue para nombres como el de Mar Coll, directora y coguionista del filme, o Neus Ollé, su directora de fotografía, y de consolidación de intérpretes como Nausicaa Bonnín, joven y espléndida actriz, de presencia y prestaciones dramáticas merecedoras de un cauce superior al del folletín El Cor de la Ciutat.

 

Catarsis

        Es Tres dies amb la família un filme de vocación intimista, que narra una reunión familiar, la que se produce cuando fallece el prócer de la familia Vich, un clan que representa de forma deliberadamente arquetípica la burguesía catalana de toda la vida. Los encuentros y desencuentros familiares que transcurren durante esos tres días de velatorio y funeral están pasados por el punto de vista de una chica joven –opción lógica en la equiparación con la mirada de la joven guionista y realizadora-, Léa (Bonnin), y revertirán inevitablemente en un ejercicio bastante doloroso de introspección personal y relacional, del que emerge una catarsis. Es en realidad un tema de abordaje clásico por el cine francés (podríamos citar al respecto los nombre de Arnaud Desplechín o André Téchiné), pero también por el que solemos denominar cine indie americano; de hecho, los referentes más cercanos a la película de Mar Coll pueden hallarse en la reciente Rachel getting Married, de Jonathan Demme, que narraba otro reencuentro por motivo institucional –en este caso, una boda-, y que, a pesar de una radicalidad dramática más aparente que la que aquí concurre, exploraba idénticos vericuetos del paisaje emocional en el plano íntimo e intrincado de la familia.

 

La sustancia viva

        La verdad es que Coll explota con sabiduría las virtudes de su relato. El guión alberga un relato de carga implosiva, que sitúa con precisión los términos del relato y los personajes en liza –en el punto justo de convencionalidad para dotar el relato de un aparato de exploración sociológica sin que lleguen a vérsele las costuras, algo ciertamente difícil de conseguir-, y explota, en las quedas imágenes de del filme, la carga intuitiva, de miradas, silencios y distancias cubiertas o por cubrir, que en definitiva va edificando, más allá de las arquetípicas definiciones de algunos personajes y conflictos, la sustancia viva que Coll deconstruye. En realidad, se asumen muchos riesgos en el desarrollo dramático de la función, y ello da de resultas una cierta sensación de deriva que, bajo la mesura expositiva, parece desarmar el devenir de los personajes; sin embargo, ello se refuta con un desenlace brillante, que implementa un sencillo trazo simbólico (la mansión rural del abuelo fallecido, sus rincones, esa puerta cerrada) para contextualizar con claridad algo tan inextricable como las relaciones enquistadas en el seno familiar, el recuerdo, la nostalgia y el sentimiento de pérdida. Las inesperadas lágrimas de la joven Léa empañan y a la vez liberan los sentimientos de las apariencias (que, por decirlo de alguna manera, insuflan vida a las palabras pronunciadas por el hijo primogénito -y por tanto nuevo prócer familiar- cuando tíos y sobrinos se reúnen a la mesa), y consiguen balancear todo ese aparato sociológico, toda esa férrea y más bien pesimista que Coll tiene del seno familiar, hacia una solución conmovedora.

http://www.imdb.com/title/tt1264909/

http://www.tresdiasconlafamilia.com/

http://albertolacasa.es/critica-de-3-dias-con-la-familia/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores