JUNEBUG

 

Junebug.

Director: Phil Morrison.

Guión: Angus MacLachlan.

Intérpretes: Alessandro Nivola, Embeth Davidz, Benjamín McKenzie, Amy Adams, Celia Weston, Scott Wilson.

Música: Yo La Tengo.

Fotografía: Peter Donahue.

EEUU. 2005. 106 minutos.

 

En familia

 

Nos hallamos ante la puesta de largo cinematográfica de Phil Morrison, lo que venimos a llamar un indie, con este filme saludado como una de las más interesantes propuestas que nos ha dejado aquel movimiento  recientemente. Junebug nos propone un viaje a uno de tantos hogares situados en el deep sur americano (Carolina del Sur), y a partir de su pequeña anécdota argumental nos habla de encuentros y desencuentros familiares y personales, nos habla de diferencias (¿irreconciliables?) entre modos distintos de entender la vida, nos habla –en definitiva- de soledad(es diversas). En el tapiz argumental, Madeleine, una propietaria de una galería de arte alternativo de Chicago, casada con George –un compañero de oficio-, viaja a Carolina del Sur para cerrar un trato comercial con un estrafalario pintor de cuadros surrealistas (de nombre evocador, David Wark –no menos evocador que el hecho de que en sus retablos aparezcan constantemente motivos de la Guerra de Secesión, como en la película fundacional The birth of a Nation, obra de D. W. Griffith-), y, de paso, conocer a la familia de su esposo. Morrison filma con letra pequeña el modus vivendi de esa tradicional familia sureña, y su flagrante contraste con el way of life diríase que antagónico de Madeleine. Desde el mayor de los respetos por sus personajes, el guionista y realizador desgrana el modo (casi mudo) en que esa irrupción de Madeleine en la vida de la familia de George actúa como desencadenante de una serie de conflictos personales y relacionales entre padres, hijos, hermanos y cuñadas, cuyo nexo bien puede resumirse en la soledad que contagian los silencios y las lágrimas, o esos espacios vacíos del hogar que se muestran a modo de escenas de transición. La cámara se acerca con parsimonia, acaso languidez, a los rostros de los personajes, a sus actitudes. La cámara se detiene, y contagia al espectador esa calma que precede a las tormentas, las secuencias, pocas y muy climáticas, en las que se desata la tensión.

 

 

Compartimentos estancos

 

Se podría traducir el título original del filme como “renacuajo”, ya que Junebug (literalmente, escarabajo) es la denominación cariñosa que efectúa Ashley del retoño que pronto nacerá. Ese nacimiento frustrado y los castrantes sentimientos que origina se erigen en el vértice trágico que jalonará la función, el modo en que Morrison arroja a sus personajes contra un vacío del que aflora una lírica indefinida. Constante el metraje del filme, uno tiene la sensación de que los personajes están a punto de conectar –bien o mal-, pero ni siquiera impelidos por los sentimientos de ese clímax ciertamente dramático no lo logran en ningún momento: Madeleine no logra en ningún momento dejar de sentirse fuera de lugar, el páter Eugene no le regala a Madeleine el pájaro de madera que había construido, Johnny no logra exteriorizar su frustración emocional más allá de un leve toqueteo a Madeleine y un golpe aislado a su hermano mayor (quien ni siquiera reacciona), Ashley no logra comprender los motivos por los que el destino le va arrebatando sus sueños ideales… ninguno de ellos –ni siquiera George y Madeleine en privado- consiguen destapar las cartas y escarbar en las fricciones que tan calladamente les subyugan la existencia.

 

 

Distancias, barreras

 

Como no podía ser de otro modo, lo único que se saca en claro del viaje es la posibilidad del negocio con el pintor tarumba. Madeleine logra ese éxito profesional in extremis y, curiosamente, para conseguirlo tiene que afiliarse y plegarse a unos estigmas sureños mucho más acentuados e incomprensibles que los que han amordazado su relación con la familia de George. Al final, marido y mujer abandonan el sur y, más bien huyendo, vuelven a Chicago y a la cápsula de la felicidad que se representa en la melodiosa y radiante cancioncilla que puntúa su felicidad inicial y final.

http://www.imdb.com/title/tt0418773/

http://www.sonyclassics.com/junebug/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.