CECIL B. DEMENTE

 

Cecil B. Demented

Director: John Waters.

Guión: John Waters

Intérpretes: Stephen Dorff, Melanie Griffith,

 Alicia Witt, Maggie Gyllenhaal, Jack Noseworthy.

Música: Basil y Zoe Poledouris

Fotografía: Robert M. Stevens

EEUU. 2000. 93 minutos.

 

       Salvajada (ilustrada)

 

       Enésimo embate cinematográfico del iconoclasta Waters contra los tics más sarnosos del establishment y, en esta ocasión de forma casi literal, a los mecanismos de funcionamiento de la industria de Hollywood. Cecil B. Demente, que como suele pasar con Waters tiene en su cualidad de salvajada (ilustrada) su mejor baza, arremete con furia desde el argumento (el protagonista es una hiperbólica versión de él mismo) hasta la narración visual, y plaga su historia de gags que ponen en la picota del sarcasmo más acerado los convencionalismos más manidos –y frecuentemente aceptados- sobre el tema.

 

      

       Dogmas

 

       Interesa destacar la sabiduría que dimana del guión, y que tras el mencionado alter ego de Cecil con el director de Pink Flamingos, propone un continuo juego entre ficción y realidad, ficción y ficción, y sutiles interlineados entre lo uno y lo otro, como son el papel protagonista de Melanie Griffith en la función, o los radicales métodos propuestos por  Demente como cineasta –suerte de adalid de un Dogma a lo bárbaro, que propone la filmación estricta de sucesos reales y tomas únicas-. Un auténtico juego de referencias para el espectador desprejuiciado y una auténtica declaración de intenciones y principios del bueno de Waters.

http://www.imdb.com/title/tt0173716/

http://www.cinencanto.com/critic/p_cecil.htm

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Un pensamiento en “CECIL B. DEMENTE

  1. Este metraje es un grito a favor de la pasión por el cine, y en contra de la apatía y la falta de autenticidad de las nuevas generaciones de cineastas, el autoritarismo de la industria cinematográfica y los críticos y fans pretenciosos. Cuando una maniobra de marketing tan descafeinada, falsa y de diseño como el movimiento Dogma ha sido lo más parecido a un movimiento revolucionario generacional en el cine de los últimos años, no queda más remedio que reconocer que John Waters, una vez más ha dado en el clavo. Si “Los asesinatos de mamá” es un ensayo sobre la HIPÓCRITA familia Americana, Cecil B. Demented es una tesis en la que el director vuelve en cierta medida a los tiempos de sus primeras películas con una puesta en escena enfermiza y una atmósfera malsana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s