APPALOOSA

 

Appaloosa

Director: Ed Harris.

Guión: Ed Harris y Robert Knott, basado en

 la novela de Robert B. Parker.

Intérpretes: Viggo Mortensen, Ed Harris, Jeremy Irons, Renée Zellweger, Ariadna Gil, Lance Henriksen.

Música: Jeff Beal.

Fotografía: Dean Semler

EEUU. 2008. 110 minutos.

 

Un western clásico

 

Leyendo las críticas cosechadas por la película de Ed Harris, uno se da cuenta de que Appaloosa es un western que nadie alaba ni despecha especialmente, una película a la que se le reconocen ciertos méritos sin dejar de lado cierta indiferencia respecto al resultado final. Probablemente ello tenga que ver con el tono a menudo contemplativo que Harris –actor/director de talento ya constatado en la excelente Pollock– imprime a la función, ello correspondido con la carencia de mayores ínfulas estéticas que las de cuadrarse a una concepción clásica de la escenografía. A poco de fijarnos vemos que existe cierta alternancia entre el recurso constante a la cámara estática, descriptiva de cuadros colectivos para reproducir conversaciones íntimas -sea en un porche, en una habitación, en una casa a medio construir o a las puertas de un hotel- y la apuesta por la fisicidad, los movimientos de cámara buscando un mayor dinamismo –aunque rehuyendo cualquier exceso- y el gusto por la panorámica en las secuencias que transcurren en exteriores, que, precisamente por contraposición por la vocación teatral de las otras secuencias, cobran mayor intensidad y una vocación climática que le sienta muy bien al ritmo, eminentemente moroso, de la película.

 

        Un western psicologista

 

Al western de Ed Harris no cabe en ningún modo colgarle el  marchamo de “crepuscular”, como pudieran serlo/pretenderlo por ejemplo The Assasination of Jesse James… o The Proposition, por citar dos obras significativas, pero tampoco se trata de una obra que pretenda actualizar simple y limpiamente a los cánones visuales actuales una narrativa convencional del género, como hizo Mangold con 3:10 to Yuma. Sí que existe, como en todos esos casos, una encomiable tarea de encourage, de esmerada escenografía del microcosmos en el que transcurre la función y de los ítems visuales canónicos de las películas del oeste (y, anotémoslo, una esplendorosa tarea lumínica de Dean Semler). Pero Harris no se conforma con explorar en los resortes genéricos ni en capturar la belleza intrínseca de ese molde, y construye sobre esos cimientos una narración donde claramente asoma un afán psicologista que trasciende los márgenes del género por la vía alegórica.

 

 

Un western intimista

 

El filme parece entroncarse en una premisa narrativa bien conocida en el género, cual es la relación de amistad entre dos vaqueros, en este caso la que se establece entre Hitch (Viggo Mortensen) y Virgil Cole (Ed Harris), y de qué modo evoluciona su relación desde su llegada al pueblo que da título a la película hasta el momento en que los dos se separan. La propia naturaleza de la narración se basa en una potente carga subjetiva, el punto de vista de Hitch. De ello se nos avisa nada más iniciarse el metraje, pues escuchamos su voz en off explicándonos de qué se conoce con Virgil y por qué fueron a parar a aquel villorio perdido en algún lugar de Nuevo México. Sin embargo, acto seguido la voz en off desaparece, y la película pasa a desgranar los diversos acontecimientos que ponen en la encruzijada a los dos partners, sean sus periplos a la caza del villano Bragg (Jeremy Irons), sean los conflictos de (que no entre) ambos con la chica que se convierte en novia de Virgil, Alison (Renée Zellweger). Las intenciones narrativas se dirimen en las largas conversaciones entre los dos protagonistas, pero se delatan sobretodo en el quebranto deliberado de la estructura convencional a que debería obedecer la trama, en el empeño por difuminar las subtramas, ello relacionado con la fragmentada presentación de los personajes secundarios y sus motivaciones (hay cierta ambigüedad, diría que deliberada, en la construcción de los personajes de Braggs y Alison), y, claro, en las cortas secuencias en las que vemos a Hitch con su amante (Ariadna Gil), breves instantes que contienen la clave de sus pensamientos, la lenta pero segura forja de la acción que llevará a cabo en la última secuencia.

 

Un western con carga ideológica

 

Esa última secuencia, además de la tesis de la película, contiene su epítome: la rigurosa ejecución visual, la mesurada violencia, la sequedad y contundencia descriptivas. Y asoman las intenciones de Harris, las motivaciones del cineasta por llevar a imágenes –y cómo lo hace- la novela de Robert B. Parker. Harris nos habla de individualismo y honorabilidad, viste de contenido ético un discurso de raigambre liberal, por momentos establece una dialéctica entre el peso de la tradición y su oposición causada por las distorsiones que esa tradición genera en el campo de la moralidad. Hitch toma una decisión difícil, y sabemos que le cuesta dar el paso que da (y no sólo porque le vaya la vida en ello). Por un lado, sus actos ostentan una fuerte carga de altruísmo, pues logra devolverle a Virgil el statu quo y equilibrio que estaba perdiendo a marchas forzadas. Por otro lado, solapado al anterior, se libera de su vasallaje. Se queda solo. Virgil ya ha dejado de ser su referente, y necesita seguir su camino. El último plano del filme, esa cabalgada acompañada del reencuentro con la voz en off, cierra la trama y deja las cosas en su sitio. A todos los niveles, aunque –al menos así lo viví al abandonar la sala del cine- probablemente el ideológico sea el preeminente.

http://www.imdb.com/title/tt0800308/

http://www.welcometoappaloosa.com/

Anuncios

Un pensamiento en “APPALOOSA

  1. Pingback: BONE TOMAHAWK – voice over

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s