EL SEÑOR DE LOS ANILLOS: LAS DOS TORRES

 

The Lord of the Rings: the two towers

Director: Peter Jackson.

Guión: Peter Jackson, Fran Walsh y Phillippa Boyens, basado en la novela de JRR Tolkien.

Intérpretes: Elijah Wood, Viggo Mortensen, Bernard Hill, Ian McKellen, Liv Tyler, Miranda Otto, Christopher Lee.

Música: Howard Shore.

Fotografía: Andrew Lesnie

EEUU. 2002. 203 minutos.

 

        Dos segmentos

 

        A la vista de un proyecto tan megalómano como la adaptación en pantalla del libro homónimo de John Roland Reulen Tolkien que el bueno de Peter Jackson llevó a cabo a principio de siglo, no parece fácil siquiera sentarse a analizar la “sustancia” de esta segunda entrega (o de cualquiera de ellas). Sí es bien cierto que a la finalización de “Las Dos Torres”, dos tercios de la historia –cinematográficamente hablando, claro- ya han transcurrido, y ello otorga una perspectiva más global de la empresa fílmica, que en cierto modo podría permitirnos echar cuentas sobre los dos actos de esta función única compuesta de tres. Así por tanto, interesa hablar, en estricto, de la película estrenada en los cines como “Las Dos Torres”, que vamos a desgranar de forma cronológica. Y debemos empezar diciendo que la película empieza con una fuerza portentosa. Partiendo de esa especie de prólogo que en forma de sueño retrotrae la función al enfrentamiento del Peregrino Gris con el Balrog en los abismos de Khâzad-Dum, a partir de ahí la narración alterna los espacios y personajes (por un lado, Frodo y Sam en Mordor, y por otro, los supervivientes de la Compañía en Rohan y el bosque de Fangorn) de un modo mucho más arriesgado que el propio libro del maestro Tolkien, y del que Jackson sale triunfante: el espectador asiste, atrapado a la pantalla, al brillante, emocionante, superlativo ensamblaje de las secuencias, que se suceden de modo frenético, y que con tanta precisión y belleza capturan la esencia épica de la segunda novela de la trilogía. Es en esta primera sección narrativa que conoceremos a la criatura Gollum/Sméagol y su desdichada coyuntura vital, a los Rohirrim encabezados por Eomir, y a los antiguos habitantes de los bosques, los Ents; nos acercaremos al infortunio inminente en el pueblo de Rohan, y a la inoperancia de su gobierno, en las manos de la sutilidad venenosa de Lengua de Serpiente, que con la ayuda de las malas artes de Saruman ha convertido al Rey Théoden en un testaferro marchito; asistiremos a los planes maquiavélicos del malvado Istari, que miran directamente al abismo –y en su posición antagonista a los Ents, asentiremos, satisfechos, ante el mesiánico retrato en pantalla de la parábola ecologista recogida en el sustrato literario de Tolkien-; con un Frodo cada vez más envenenado por el Anillo, nos veremos atrapados ante la Puerta Negra que abre al paso a Mordor; y, sobremanera, recuperaremos a Mithrandir –en una secuencia espléndida-, ahora el Blanco, resucitado por los Dioses para encabezar la lucha final.

 

       

        Cambios

 

        Durante esta primera hora larga de metraje, quedamos fascinados, allende los efectos especiales, por la narrativa brillante de Jackson, que aprovecha a la perfección los recursos de que dispone, que resulta conciso y a la vez clarificador en cada nueva secuencia, y que no necesita entretenerse en el planteamiento que ya hizo, de forma maravillosa, en la precedente entrega. La caligrafía de Jackson, hasta aquí, calca el sustrato literario, incluso en algunos diálogos. Los cambios al respecto de la inmortal novela de Tolkien empiezan a aparecer con breves secuencias dedicadas a los elfos, especialmente a la terrible disyuntiva de Arwen, pero que también tendrán como protagonistas a Galadriel, que solicita a Elrond de Rivendell, auxilio a los humanos en su fatal destino, auxilio que se materializará con la asistencia de un ejército élfico al abismo de Helm en socorro del maltrecho ejército de Rohan que debe enfrentarse con los Uruk-Hai (esto último, la mejor innovación de la película respecto del texto original, respetuoso con la mitología de que subyace la historia, en este caso el socorro de los hombres a los elfos en su lucha contra Morgoth al final de la primera Edad, que fue recompensada con Númenor, y, claro, el combate que elfos y hombres libraron, encabezados por Elrond y Elendil, en el Monte del Destino, y que aparece en el prólogo de La Comunidad del Anillo).

 

       

        Descompensación

 

        Posteriormente (tras otra secuencia, la de la caída de Aragorn tras el enfrentamiento con los lobos, la secuencia –o segmento narrativo incluso- más prescindible de la obra), llegarán las dos primeras batallas por la tierra Media: la destrucción de Isengard por los Ents, y especialmente, la batalla del Abismo de Helm, ambas batallas de todo punto espectaculares, con momentos de irresistible arrebato. Sin embargo, la batalla del Abismo de Helm descompensa la narración. No es larga en si misma, pero sí respecto del espacio que en el devenir de la historia debe ocupar. Y de ello, quieran o no los amantes de los efectos especiales, la historia se resiente mucho. Porque, por cuestiones de tiempo, “Las Dos Torres” no solamente no podrá narrar nada más después de Helm, sino que además mostrará la aparición de Gandalf con los rohirrim y el desenlace de la batalla de un modo acelerado, repito, descompasado (un buen ejemplo de ello es que el bueno del Istari no tendrá ni una sola línea de diálogo en su última aparición en el filme). Aceleración que después contaminará a The Return of the King, la película que acumula más clímax por minuto de la historia del cine.

 

 

        De la novela al cine…

 

        Al mismo tiempo, y perdiendo ese portentoso ensamblaje que antes hemos comentado, en el segmento paralelo de la historia el ritmo empieza a flaquear desde la aparición de Faramir, alargado con las peores secuencias del filme, las que posiblemente se resienten más de la falta de fidelidad respecto al libro, y que nos dejan un final tan abierto que no es final (una vez más, falto de correspondencia con el libro, en el que aún se reserva un clímax inolvidable, que en cine fue escamoteado en la tercera parte, aunque rescatado en la versión extendida del DVD), sazonado con un soliloquio de Samsagaz demasiado ñoño, y en definitiva impropio de los guionistas que manejan con tanta pericia el texto de Tolkien. Sí, en este análisis se menciona mucho la novela de Tolkien. Quien la suscribe, sin embargo, no ha pretendido en ningún momento buscar agravios comparativos. Ya en la anterior entrega –superior a ésta, sin duda- algunos sucesos no guardaban fidelidad con el texto –igual que en ésta el segmento de los elfos- sin que ello menoscabara en absoluto la función. Es decir, Jackson ya ha hecho lo que a priori se antojaba como más complicado, y es demostrarnos que tenía talento para adentrarnos y conseguir emocionarnos con la traslación al cine de una obra tan compleja y de difícil adaptación como es The Lord of the Rings.

http://www.imdb.com/title/tt0167261/

http://www.metacritic.com/film/titles/twotowers

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s