APOCALYPSE NOW

 

Apocalypse Now

Director: Francis Ford Coppola

Guión: Francis Ford Coppola y John Millius, inspirado en la novela de Joseph Conrad.

Intérpretes: Martin Sheen, Marlon Brando, Frederick Forest, Lawrence Fishburne, Robert Duvall, Dennis Hopper.

Música: Carmine Coppola.

Fotografía: Vittorio Storaro

EEUU. 1979, 2002 (Redux). 123 minutos, 203 minutos (Redux).

 

Welcome to the Jungle

 

      En 2002 los amantes del cine tuvimos la posibilidad de ver/revisar en la gran pantalla una obra maestra del calado de Apocalypse Now, sin duda una de las películas bélicas más brillantes que se ha rodado jamás. Es bien sabido que su artífice, Francis Ford Coppola, llevó a cabo un esfuerzo incalculable, que duró años, y que lo tuvo luchando, literalmente, contra los vientos y mareas de Filipinas, afrontando un infarto del protagonista, llegando a empeñar hasta sus posesiones personales por el excedente de producción, de unos 16 millones de dólares (a quien esté interesado en el particular puedo recomendarle un libro sobre el rodaje de la película escrito por Peter Cowie y editado en España por Piados dentro de su colección “la memoria del cine”). El caso es que Coppola hizo la película. Por cojones. El resultado es un fresco ineludible sobre la guerra de Vietnam, en una historia traspolada del clásico de Joseph Conrad The heart of darkness, una novela tan inspirada como terrible, que convierte la remontada de un río en un viaje precisamente a eso, al corazón de las tinieblas, al miedo, al nonsense, al horror. El director de The Godfather arranca la misma esencia de la novela y la actualiza de forma magistral, transportándonos con Willard a la misma médula de la jungla, en un itinerario sin retorno en el espíritu, y con destino al comandante Kurtz, al mismo infierno, que es la imposibilidad de la razón (detalle recogido años más tarde en un monólogo del hijo Sheen, Charlie, en la otra obra cumbre sobre el conflicto asiático, Platoon).

 

 

This is the end…

 

El inicio del filme ya imprime con fuego la coda y sentido de la narración: un plano fijo a la jungla, y un sonido de helicópteros que quiebran su silencio, y que se combinan con los primeros compases del The End de los Doors (recordemos, canción publicada en 1967, y por tanto contemporánea al conflicto). Cuando Morrison empieza a cantar (“This is the end, beautiful friend”) el artificio de una carga de napalm cubre de llamas y humo el escenario natural. El horror.

 

 

 

Radiografía

 

Como no podía ser de otra forma, Coppola rehusa las convenciones, y el desarrollo argumental es un riesgo constante, tanto visual como narrativo. En Apocalypse Now, uno puede quedarse fascinado por la paradójica belleza de las escenas bélicas (ahí es nada el antológico ataque de los helicópteros al son de Wagner), pero, merced de la magnífica dosificación de información y de los recursos de anticipación, también participa del progresivo descubrimiento del sentido del viaje de Willard, y con ello, de la absoluta falta de pericia de los adolescentes llamados a filas –a quienes se les pretende consolar ante un espectáculo de Playboy-, de la incomunicación y el vacío emocional intrínseco a la campaña militar –los únicos supervivientes son los desquiciados, como el teniente fanático del surf que tan convincentemente encarna Robert Duvall-, de la imposibilidad de esgrimir discursos humanitarios en apoyo del conflicto –la escena de la embarcación vietnamita “abordada”-, y de, en definitiva, la absoluta falta de capacidad de juzgar o culparse como única vía para la pervivencia del soldado (ahí se entronca el discurso de Kurtz, lo que justifica el macabro paisaje de su campamento en el origen del río).

 

 

 

Redux

 

Este conglomerado de argumentos se ven enriquecidos en la edición especial, no sólo en el alargamiento de escenas ya conocidas, sino también en tres nuevas. Una de ellas, muy triste, relacionada con las playmates, esconde un alegato ensordecedor sobre la posición de la mujer en un conflicto de hombres, y sus perniciosas consecuencias. La segunda, la más longeva, inserta un punto de vista inédito, el de colonizadores franceses que defienden su predio en las confines de Camboya. La secuencia alterna el discurso filosófico –como ante sus mandos, como ante Kurtz, Willard sólo escucha y asiente- con un momento de sensualidad, rodado con suma belleza, y que servirá de contrapunto casi agónico de lo que llegará después, el levantamiento del velo y el descubrimiento de la fortificación rebelde. Encontramos por último una secuencia añadida de Kurtz, entroncada perfectamente en el tono aturdido que impregna el desenlace de la película, con imágenes tan chocantes y sugerentes como la confusión del rostro y los ojos de Brando con el de muchos niños que espían a un maltrecho Willard encerrado en una mazmorra.

 

 

 

       El Horror

 

     En esta obra maestra inmarchitable que es Apocalypse Now vemos y oímos, casi podemos oler y palpar, la guerra. Helicópteros, sangre, fuego, humo, pueblos destrozados, miles de compañeros anónimos sin rumbo, estruendos inaguantables, campos verdes y esperanzas marchitadas, muertes violentas. Instrumentos y consecuencias de un poder superior, el de los Señores de la Guerra de los que hablaba Dylan, que desde sus puestos impolutos ordenan la vida y la muerte de tantas personas, y que desde sus lejanos puestos de mando cierran los ojos para no descubrir … el horror.

http://www.imdb.com/title/tt0078788/

http://www.cineismo.com/criticas/apocalypse-now.htm

http://serbal.pntic.mec.es/~cmunoz11/monje37.pdf

http://corky.net/scripts/apocalypseNow.html (SCREENPLAY)

Todas las imégenes pertenecen a sus autores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s