EL BOSQUE (THE VILLAGE)

 

The Village

Director: M. Night Shyamalan.

Guión: M. Night Shyamalan

Intérpretes: Bryce Dallas Howard, William Hurt,

Joaquin Phoenix, Sigourney Weaver, Adrien Brody.

Música: James Newton Howard.

Fotografía: Roger Deakins.

EEUU. 2005. 108 minutos.

 

Más Shyamalan

 

        Todo lo que en apariencia desconcierta en esta película de M. Night Shyamalan tiene un engarce armónico tanto en el propio seno de la narración cuanto en el devenir de la (tan y tan estimulante) filmografía del director hindú. Toda la sensación de artificiosidad que pueda suscitar en algún momento del metraje, no es tal, sino que sirve a un propósito cierto. Lo que Shyamalan no es, y nunca ha sido, es un mero hacedor de sustos venido a menos, digan lo que dijeran auténticas pléyades de críticos norteamericanos a propósito de esta película. Shyamalan no es ni ha sido nunca un artesano, en eso conviene casi todo aquél que se acerca a cualquier película del director de The Sixth Sense: sus improntas de estilo son muy marcadas, y además revelan un sobrado dominio de la técnica cinematográfica. Lo que ya pasa más por alto es que ese estilo visual no está al servicio del mero espectáculo (quizás porque estamos tan acostumbrados al espectáculo como fin que ya no lo reconocemos cuando alberga propósitos narrativos superiores), sino que se encauza en un discurso cuya coherencia está fuera de toda duda. Y a diferencia de ese paso atrás que supuso Signs, en esta arriesgadísima The Village, el discurso de Shyamalan hace lo único que podía hacer para mantener su insignia: crecer, ir más allá, abrir más puertas.

 

 

El Amor, la Fe y el Miedo

 

Además de una película de imposible adscripción genérica, The Village es un cuento moral en toda regla, que sólo niega su talante por los prejuicios con los que el espectador a menudo se acerca al visionado de la obra. Con palmaria alocución, la película se acerca a los más íntimos instintos del espíritu humano, como siempre, pero esta vez trasciende de los discursos velados bajo la narración más o menos genérica de sus tres películas precedentes, y se atreve a relatar una auténtica y plausible parábola sobre la sempiterna dicotomía entre la fe, o el amor, y el miedo como coda sobre la cual se erigen las estructuras vitales, individuales y sociales, colectivas. ¿Cómo lo hace Shyamalan? En efecto, con esa sugestiva impronta de estilo: la narración mediante planos secuencia y la cámara a menudo rozando la inmovilidad sobre los personajes o los objetos, todo ello que le otorga a la película un tempo deliberadamente lánguido, la cuidada ambientación, la sombría fotografía de Roger Deakins, la utilización de la partitura de James Newton Howard, a menudo desconcertante pero siempre sugerente acompañante de las imágenes, el preciso montaje del sonido… En efecto, la puesta en escena de Shyamalan no deja nada al azar, y la pulsión de sus imágenes transmiten una atmosférica sensación cercana a lo onírico, y deviene el perfecto riel sobre el cual anida (y alcanza la retina del espectador) esa disertación moral flotante, invisible, entre las imágenes. Tras el visionado del filme, uno retiene algunos diálogos y su correspondencia visual: una profusa sucesión de momentos fascinantes (pienso por ejemplo en la repetición constante de esos interiores oscuros donde siempre aparece encuadrada la puerta de entrada dejando pasar la luz; en otra repetición, la del primerísimo plano de manos abiertas que también pretenden dejar entrar la luz; la bella secuencia de la declaración de amor entre Justin e Ivy; los detalles de las enmarañadas ramificaciones del boscaje; el enfrentamiento mudo y terrible de Noah con Justin; el hurto por parte del guardabosques Kevin de las medicinas, y ante la mirada despistada del guarda jefe… ¡que encarna el propio Shyamalan!). El guión es una ecuación perfecta, y aún así, más que casi nunca, no es más que un mero esbozo, porque las imágenes echan el resto… y no están vacías, sino cargadas de emoción. Y no quiero terminar esta reseña sin reconocer la magnífica labor del completo elenco interpretativo, del que junto a los pesos pesados de la talla de Sigourney Weaver, Brendan Gleason y William Hurt, descubrimos en la joven y angelical Bryce Dallas Howard, una auténtica promesa de futuro tan resplandeciente como la mirada nítida con la que la retrata el bueno de Shyamalan.

http://www.imdb.com/title/tt0368447/

http://video.movies.go.com/thevillage/splash.html

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Anuncios

Un pensamiento en “EL BOSQUE (THE VILLAGE)

  1. Pingback: LA VISITA | Voiceover's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s