WINCHESTER 73

 

 

 

Winchester 73

Director: Anthony Mann.

Guión: Burden Chase y Robert L. Richards,

basado en una historia de Stuart N. Lake.

Intérpretes: James Stewart, Stephen McNally, Millard Michell, Dan Duryea, Shelley Winters, Will Geer, Rock Hudson.

Música: Walter Scharf

Fotografía: William H. Daniels

EEUU. 1950. 90 minutos.

 

Westerns de Anthony Mann (y James Stewart)

 

Cualquier antología cinematográfica de la década de los años cincuenta del siglo pasado contendrá alguno –probablemente más de uno- de los westerns en los que Anthony Mann dirigió a James Stewart. Mann es sin duda uno de los nombres más destacados de la historia del género, y esas cinco obras suponen su más destacada aportación al mismo (con el permiso de otra película inolvidable, El hombre del Oeste, Man of the West, de 1958). La colaboración Mann-Stewart puede equipararse perfectamente a la que compusieron John Ford con John Wayne, y su legado, compuesto por la película que nos ocupa más Horizontes Lejanos (Bend of the River), Colorado Jim (The Naked Spur), Tierras Lejanas (The Far Country) y El Hombre de Laramie (The Man from Laramie), resulta clave en el análisis de la evolución del género. Winchester 73 fue la que inauguró el ciclo, en 1950, la primera que perfiló a Stewart en personajes bien alejados de los que compusiera para Frank Capra, en una definición de personaje obra de Borden Chase, guionista también responsable de los cinco libretos de los que partió esa colaboración, y que por tanto también merece ser recordado.

 

 

 

Psicología

 

 

La película, de sencilla trama y desarrollo según los cánones clásicos, se articula a modo de pursuit story, aunque atendiendo al objeto de esa persecución, también podría decirse que narra la historia de un rifle.  Lin Mc Adam recibe el Winchester 73 como premio en un concurso de puntería, pero otro cowboy, Dutch Henry Brown, que sabemos por la presentación de ambos que es un íntimo enemigo de Lin, con cuentas pendientes por resolver (y también el mejor rival en el concurso), se lo roba y huye con él. Lin va en búsqueda de Dutch, aunque la progresión narrativa entreteje esa asechanza con el devenir del rifle, que irá cambiando de manos sucesivamente. En realidad, el filme no representa ni recoge muchos de los ítems que acabaron por definir la evolución del western en aquella década, tales como el uso del color –Winchester 73 es en b/n, de hecho es un filme de serie B-, o el inicio del replanteamiento de la lectura mítica en pos de un mayor acercamiento a la rigurosidad histórica –aunque aquí cabría acotar que el filme se sitúa en un contexto geográfico-histórico concreto y real, con personajes reales como Wyatt Earp, y que la historia del rifle modelo Winchester 73 también refleja una realidad histórica-, pero sí que incide en algo fundamental: la componenda psicológica, que adquiere una mayor complejidad, y con ello la narración se abre a resortes tonales mucho más ricos, donde cabe, aunque tímidamente, lo sórdido y lo trágico (dos elementos que en la siguiente década tendrían mucho que ver en el advenimiento de lo que damos en llamar el western crepuscular).

 

 

 

Por un rifle

 

 

 

  

El filme, de estilo refulgente y ritmo vertiginoso, contiene la lectura icónica propia del género en la definición de espacios y la categorización de personajes (el héroe y su escudero, los villanos, el sheriff implacable, la cabaretera…). Y aunque hay diversas secuencias espectaculares en las que Mann sabe impregnar al espectador con el aroma genuíno de esos grandes espacios, la textura de la orografía y su significado épico (con mención especial del ataque de los indios en el momento central del metraje y, por supuesto, el brillantísimo clímax final), en Winchester 73 resulta especialmente apasionante la parábola sobre la violencia y sobre la avaricia que se va construyendo bajo el sencillo formato de ese continuo cambiar de manos de algo tan esencial para un cowboy como es un rifle. Esa alegoría está magnificamente descrita en el libreto de Chase, quien puntea la narración con sutiles detalles que integran lo concreto en lo histórico, como el instante en el que el sargento Wilkes narra que Custer perdió una batalla porque los indios atacaron en dos ráfagas, y al no disponer de fusiles de repetición, la guarnición fue vencida: nos habla de la importancia de las armas y su tecnología en lo que el propio western dio en llamar “la conquista del oeste” (conviene anotar que, en efecto, el Winchester, al igual que el resto de los fusiles de repetición, se convirtió en un arma principalmente utilizada por la caballería, y después se exportó para ser utilizada en todo tipo de conflictos a lo largo del mundo: la Guerra del Pacífico, la Revolución Mexicana y la Primera Guerra Mundial). Pero todo ello encuentra un perfecto engarce en las opciones escenográficas de Mann, que se detiene en planos cortos de los rostros de los actores que muestran en todo caso el fervor que el rifle despierta en cualquier observador (detalle que se lleva a lo hiperbólico cuando incluso un jefe indio –el encarnado por… ¡Rock Hudson!- queda fascinado por el mismo y lo reclama para sí con las peores artes), y repite en diversas ocasiones el encuadre que muestra a dos hombres frente a frente sosteniendo el Winchester fuertemente, tratando de usurpárselo al otro por la fuerza. También hace hincapié en un detalle que al principio podría parecer anecdótico, el hecho de que no se estampara en el rifle el nombre de Lyn: por razón de esa mengua formal, sucede que el rifle tiene amo de facto –pues efectivamente lo ganó en el sorteo-, pero no de derecho –precisamente porque su nombre no consta en él, tal como a buen seguro sí concurre en el caso de los otros pocos, e ilustres, amos de rifles como aquél: el presidente Grant y Buffalo Bill-, con lo que queda abierta la veda para reclamar su posesión por la fuerza.

http://www.imdb.com/title/tt0043137/

http://www.rottentomatoes.com/m/winchester_73/

http://www.winchesterguns.com/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s