LOS CRIMENES DE OXFORD

 

Los Crímenes de Oxford

Director: Alex De la Iglesia.

Guión: Alex De la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría, basado en la novela de Guillermo Martínez.

Intérpretes: Elijah Wood, John Hurt, Leonor Watling, Julie Cox, Burn Gorman, Anna Massey, Jim Carter, Alan Davis.

Música: Roque Baños.

Fotografía: Kiko de la Rica

España-GB. 2008. 102 minutos.

 

        Del storytelling

 

        Aunque a Alex De la Iglesia se le viene haciendo menos caso que a otros cineastas patrios de los, digamos, exportables (o mainstream, lo que sea que eso signifique en España), el interés de su filmografía se remonta a los tiempos de su opera prima, Acción Mutante (sin descontar el corto Mirindas Asesinas), obra con la que encendió la mecha de su condición de énfant térrible del cine de género en un lugar y tiempo en el que el cine de género no estaba muy apreciado (si ahora lo está un poquitín más no es por los telefilmes disfrazados de filmes que vienen auspiciados por televisiones, sino por el cierto renombre alcanzado por algunos realizadores de cine de terror). Y aunque tras el éxito de El Día de la Bestia (para mí, una de sus peores obras) algunos le colgaron el marchamo de cult director, era y es evidente que ése no era el principal interés de De la Iglesia, quien siguió afinando caminos desde su citada matriz, Acción Mutante, a menudo rociando de material altamente corrosivo las convenciones, salpicando de humor negro los resortes de esa caligrafía, la del cine de género, que siempre le atrajo (aunque en algunas ocasiones, como en la inspirada Muertos de Risa, la disfrazara de otra cosa), hasta afianzarse como más que solvente storyteller. Descontando los pinitos de la hiperbólica Perdita Durango (que, además, era un encargo), se puede afirmar con esta Los Crímenes de Oxford el realizador realiza un paso consecuente con su filmografía, lógico a estas alturas de su carrera, y deja atrás (o casi) las altas dosis satíricas quizá como asunción de severidad, conciencia de que filma una producción de mayor envergadura, rodada en Gran Bretaña y con mayoría de actores británicos. De la Iglesia exporta literalmente un producto propio, urdido con la colaboración de su guionista Jorge Guerricaechevarría y confeccionado de la mano de otros técnicos que han colaborado más o menos estrechamente con él en sus películas previas (Roque Baños en el apartado musical, Kiko de la Rica en el fotográfico, Alejandro Lázaro en el montaje).

 

       

Cuestiones lógicas e ilógicas

 

        Que el realizador no se amilana lo demuestra el sustrato literario que toma de partida, la obra Crímenes imperceptibles, del escritor y matemático argentino Guillermo Martínez, novela de misterio que mixtifica una canónico novela de misterio con elementos tomados de la filosofía, las matemática y la lógica. Aún simplificando, bosquejando o modificando ciertas intríngulis presentes en lo literario, el director asumió el reto y el riesgo de llevar más allá de las convenciones temáticas un territorio tan y tan manido como es el del whodunit, ambición que sin duda merece un reconocimiento. Aunque también hay que convenir que los propósitos de De la Iglesia no llegan a buen puerto, lo que es una auténtica lástima. Porque la ocasión y la temática lo merecían, porque el esfuerzo escenográfico concede más que suficiente atractivo visual al filme –incluyendo, porqué no, sus manieristas homenajes cinéfilos al maestro Hitchcock, que no son nuevos en la filmografía del autor, y que siempre han resultado de lo más efectivos-. Aunque el realizador rehuye las sofisticaciones tan en boga en el cine de género, acaba colisionando con su contrario: las piezas casan de un modo algo abrupto, por no decir anticlimático. Y ello tiene mucho que ver, probablemente, con el hecho de que la historia no concede a los personajes mayor interés que el representativo (profesor y alumno) o el estereotipo (las chicas, Podorov, el inspector de policía), con lo que la frialdad expositiva (que efectivamente le sienta bien a una historia como ésta) se convierte en otra cosa, barreras al interés de la narración.

 

       

Fallida

 

        Se puede considerar que Los Crímenes de Oxford es una película fallida, un ejercicio cinematográfico en el que a pesar del interés que revisten algunos elementos cinematográficos conjugados, a pesar de la solidez narrativa demostrada en la presentación de la trama y las cotas de intensidad alcanzadas en pasajes aislados, tanto escritos (pienso, por ejemplo, en la truculenta historia del matemático que se autolobotomiza para borrar los límites que a la sabiduría impone la razón), como visuales (la secuencia que acontece en la conmemoración del asalto al Parlamento británico por parte de Guy Fawkes, que a su vez sirve de divertida cita a V de Vendetta, el majestuoso cómic escrito por Alan Moore) se obtiene un resultado chirriante. Que a los personajes les falta vida es algo que aún se agrava más por el terrible error de casting consistente en insertarnos, sí o sí, las presencia de Elijah Wood en un papel que no casa en modo alguno ni con su físico, ni con sus aptitudes (soy de los que no les disgustó el papel de Frodo Baggins, por ejemplo), ni, mucho menos aún, con su imagen. Si se trataba de un peaje comercial, puede entenderse, pero no pasarse por alto. Al fin y al cabo el personaje/actor debía conducir la historia, y acaba personificando todo lo que no funciona en ella: la carencia de gravedad o trascendencia de los actos y el misterio, la sustancia fundamental de un filme de estas características. Lo mismo sucede con el encourage, del que no se aprovechan sus muchas oportunidades atmosféricas, quedando como mero andamiaje estético. Los Crímenes de Oxford podría recordarse como un descalabro, aunque prefiero tomármelo como un ensayo, un apunte sobre el que el realizador, que nos tiene demostradas aptitudes sobradas para ello, llegará a filmar algún día una gran película de misterio.

 

 

http://www.imdb.com/title/tt0488604/

http://divulgamat.ehu.es/weborriak/publicacionesdiv/Libros/LiburuakDet.asp?Id=177

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s