PATHFINDER, EL GUÍA DEL DESFILADERO

 

Pathfinder

Director: Marcus Nispel.

Guión: Laeta Kalogridis, basado

en el screenplay original de Nils Galup.

Intérpretes: Karl Urban, Moon Bloodgood, Russell Means, Clancy Brown, Nathaniel Arcand, Burkely Duffield.

Música: Jonathan Elias.

Fotografía: Daniel Pearl

Montaje: Jay Friedkin y Glen Scantlebury

EEUU. 2007. 99 minutos.

 

        Remakes de Nispel

 

        Marcus Nispel puede servir como perfecto ejemplo para modificar (y ampliar, si prefieren) los parámetros de la definición de lo artesanal aplicada al cine norteamericano actual. El director, inicialmente forjado en el mundo de los videos musicales, atesora una buena reputación merced de su dirección de un magnífico remake, el de The Texas Chain Saw Massacre, que realizó en 2003. Sin embargo, sus dos ulteriores obras cinematográficas también han sido remakes, una de otro título canónico del cine slasher (en este caso de los ochenta), Friday the 13th, y la que aquí nos ocupa Pathfinder, versión de una obra dirigida por Nils Gaup en 1987, Veiviseren – Ofelas (Pathfinder), sin duda una de las obras de la cinematografía sueca más exportadas de su historia, y un título con cierto prestigio en el género aventurero contemporáneo. Nispel corre el riesgo de ser encasillado como hacedor de remakes o, concretando su abordaje de los mismos, como mero esteta. Sin duda que se trata de un reduccionismo, como cualquier otra etiqueta, pero está claro que si Nispel ha hecho señera de algo en sus películas hasta la fecha es de la búsqueda de una cualidad estética y de una fuente atmosférica que defina la necesidad y trascendencia del remake que en cada caso aborda. Pero si al principio decía que Nispel puede servir para trasladar los parámetros de lo artesanal a otro nivel es porque, a diferencia de tipos como Alexandre Aja (por citar a alguien de labor fácilmente comparable), a este realizador le debemos agradecer el esfuerzo y pericia por acuñar cierta sintaxis cinematográfica de llamativo envoltorio, pero, al menos hasta la fecha, no podemos hablar de la creación de un discurso propio en imágenes, sino más bien de un esmerado reciclaje y puesta al día de fórmulas genéricas-tipo.

 

       

Referentes

 

        La presente Pathfinder se nos antoja, a nivel temático y argumental, más que un remake parcialmente libre de la obra de Gaup (“parcialmente libre” ni que sea por su ubicación en América en los años en los que los vikingos, vía Islandia, arribaron a las costas americanas), una suerte de fusión entre dos títulos espléndidos del cine de aventuras, el The 13th warrior de John McTiernan y Apocalypto de Mel Gibson, obras en las que sin duda los responsables del filme buscan buena parte de los postulados temáticos y visuales puestos aquí en la picota, esencialmente en la definición y tratamiento de lo genérico (esa aventura en estado puro, basada en la fisicidad, en lo lacónico de las palabras y el dibujo narrativo desde lo geográfico), pero también en los apartados referidos al tratamiento de la violencia y en los mecanismos de identificación. Realmente no estoy por la labor de considerar que Pathfinder sea tanto hija, como he leído por ahí, de la eclosión de títulos sobre heroic fantasy que han ido proliferando en los últimos años tanto (dicho de otro modo: hija de The Lord of the rings, la trilogía de Peter Jackson) cuanto de esa definición del cine de aventuras presente en esos dos títulos brillantes firmados por McTiernan y Gibson. Sin embargo, ya lo digo, Nispel no tiene la habilidad ni sobretodo el talento para el género que sí demostraron McTiernan y Gibson, y Pathfinder palidece al ser comparado con esas obras.

 

       

The Dark Ages

 

        En ello tiene mucho que ver, creo, que Nispel acaba confundiendo, al pretender fundirlas, las enseñas visuales y mecanismos narrativos del cine de terror con los que erigen un género distinto, el de aventuras. Gisbson en Apocalypto se movía de forma soberbia en ese alambre, entregándonos un filme de aventuras en muchos sentidos limítrofe con el horror. Pero lo que hace Nispel es muy distinto. Recurre a soluciones visuales recurridas en el género (de terror) para implementar las razones de la épica, y eso funciona sólo a medias. En el cine de aventuras es fundamental que los espacios sirvan para mostrarnos los avatares de los personajes que se mueven por ellos: la definición geográfica es fundamental: si no sabemos que está pasando, no conocemos el peligro, y entonces se pierde el interés, porque cualquier solución será válida. Eso sucede constantemente durante el metraje de la película, en la que la cámara se mueve siempre demasiado cerca de los personajes, convirtiendo las persecuciones en algo mecánico (ello queda especialmente patente en la porfía que transcurre entre los laberínticos pasajes de una cueva, donde decididamente Nispel aplica los postulados del cine de terror, extrayendo buenos resultados plásticos, pero no una necesaria explicación de lo que realmente está aconteciendo en las sombras). El elaborado encourage del filme es sin duda el punto fuerte del filme, los parajes desolados que Nispel convierte en imágenes siempre sombrías, tanto por la labor lumínica (ese constante filtro azulado) como por los esmerados y a menudo sugerentes encuadres que el realizador inventa y que encapsulan a los personajes en lo que de indómito tienen aquellos paisajes. También el contrapunto musical, que mezcla los motivos épicos con otros de percusiones, y que afianzan el tono del filme. Con todo, y a pesar de la concurrencia de lo abrupto, de lo salvaje, de lo virulento, de lo instintivo en no pocas secuencias, al finalizar el filme el espectador tiene la sensación de que la historia no termina de estar bien contada, y de que el sentido de la épica se ha diluido en demasía en los aderezos estéticos. El limitado carisma del protagonista de la función, Karl Urban, tampoco coadyuva a la consecución de los fines que eran esperables de esta obra más bien irregular.

http://www.imdb.com/title/tt0446013/

http://www.pathfinderdvd.com/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s