DIAS DE RADIO

Radio Days

Director: Woody Allen.

Guión: Woody Allen.

Intérpretes: Martin Rosenblatt, Helen Miller, Julie Kavner, David Warrilow, Mia Farrow, Dianne West, Danny Aiello.

Música: Dick Hyman.

Fotografía: Carlo Di Palma

EEUU. 1987. 84 minutos.

 

Autobiografía

 

Aunque se suele decir que el grueso de las obras allenianas reflejan, sea en clave cómica o dramática, las pulsiones sentimentales del autor neoyorquino, debería anotarse que la única autobiografía confesa del director de Manhattan es la película que nos ocupa, que recoge vivencias de su infancia en el microcosmos del Brooklyn, en el que moraban familias judías de clase humilde, entre ellas la Konigsberg. La alusión no es explícita, pero sí muchas referencias, allende la ubicación espacial y temporal –los tiempos de la Segunda Guerra Mundial- de los antecedentes familiares.

 

Nostalgia

 

En cierto modo podría decirse que Allen alarga con esta Radio Days un fragmento concreto de su primigenia Annie Hall, el que concernía a la narración en flash-back de la infancia de Alvy Singer, el alter ego del actor/director que protagonizaba aquella película. Como en aquellos segmentos narrativos de Annie Hall, el tono que caracteriza a Radio Days tiene mucho de mordacidad en el retrato del estereotipo familiar y cultural. Pero a diferencia de aquel precedente, y dando sentido al título de la película, aquí existe un poso nostálgico que empapa el sentido de la narración (emparentando el filme con otra obra basada en la afable evocación: The Purple Rose of the Cairo), a menudo velado bajo las fórmulas hilarantes y en otras ocasiones bien visible en esmeradas construcciones visuales panorámicas, que tratan de escenificar ese hálito fascinante con el que Allen pretende naturalizar la obra.

 

Personajes

 

Se suele considerar esta Radio Days una obra menor de Allen, y ello probablemente por su voluntad eminentemente liviana, y porque desde su planteamiento no se busca otra cosa que la concatenación lisa de diversas set-pièces que van constituyendo ese anecdotario evocado. Sin embargo, esa aparente renuncia a la historia convencional, a los mecanismos de yuxtaposición entre pasajes narrativos, no significa que los personajes no se perfilen con la proverbial habilidad que le conocemos al realizador de Husbands & Wives, que sabe trazar una experta línea reflexiva bajo las formas ingeniosas y a menudo satíricas con las que describe a los diversos personajes en liza. En ese sentido funciona a la perfección el constante juego de integración en idéntica narración de dos tipologías de personajes tan diversos, casi opuestos, como son la familia de raigambre humilde y las sofisticadas gentes de la radio, reflejo de dos realidades sociales bien distintas.

 

Idealismo y música

 

El axiomático homenaje que la película va perfilando sobre la radio –o más bien sobre los tiempos en los que la gente se acercaba al mundo por esa vía- puede desdoblarse en dos motivos: el primero, la añoranza por aquella costumbre que fomentaba la imaginación y cierto idealismo (a menudo sirviéndose del personaje del pequeño alter ego de Allen –también narrador en off-, que está absolutamente obsesionado con sus héroes radiofónicos, y que en el último tercio del filme se ve obligado a cambiar de referentes cuando el conflicto bélico global obliga a la radiofórmula a tomar partido ideológico –proverbial y brillante resulta la secuencia en la que el niño se queda solo en la playa espiando el horizonte marino en busca de un submarino enemigo, submarino que al final está convencido de que ha avistado-); el otro motivo tiene que ver con las formas artísticas, y se construye mediante una extensa antología de piezas musicales legendarias (que van de Glenn Miller a Kurt Weill, pasando por Cole Porter, Artie Shaw, Bing Crosby, Xavier Cugat o Benny Goodman), por lo demás integradas con mucho tino en las situaciones argumentales que van puntuando.

 

Keaton y Farrow

 

Decir por último a título anecdotario que Diane Keaton aparece en los últimos compases de la cinta interpretando una canción en una fiesta de Año Nuevo (regresamos a Annie Hall, donde aquella vis cantante de la actriz también se explotaba en una secuencia en la que cantaba It had to be you). Para los que crecimos viendo las películas del realizador neoyorquino y las catalogábamos por la protagonista femenina, ésta es la única obra de Allen en la que la Keaton comparte cartel –que no secuencia alguna- con Mia Farrow.

http://www.imdb.com/title/tt0093818/

http://movies.nytimes.com/movie/review?res=9B0DE0D81E31F933A05752C0A961948260

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s