¡JO, QUÉ NOCHE!

After Hours.

Director: Martin Scorsese.

Guión: Joseph Minion.

Intérpretes: Griffin Dunne, Teri Garr, Rossana Arquette, Verna Bloom, John Heard, Cheech Marin, Catherine O’Hara.

Música: Howard Shore.

Fotografía: Michael Ballhaus

Montaje: Thelma Schoonmaker

EEUU. 1985. 103 minutos.

 

Noche sin fin

     No se trata de una simple mala noche, jo, qué noche (título en español que, aunque lamentable, tiene la gracia que otorga la perspectiva temporal, de situar la película en su contexto: “jo”, interjección coloquial –eufemística de “joder”- muy en boga allá por los ochenta). Pero, insisto, no se trata de una simple mala noche, sino del juego de palabras que promueve el título, que designa –en un anglicismo de uso común en España- los locales que abren cuando cierran los nocturnos, y que por tanto denotan una continuación/continuidad de la fiesta, jolgorio, borrachera… o pesadilla. Con ese mapa rotular, Scorsese narra las tribulaciones de un prototípico ciudadano medio, de vida y trabajo de lo más monótono, sin ningún signo de identidad especial (una avanzadilla, quizás más burocratizado, de los young urban professionals que coparán Wall Street en aquella década salvaje de los ochenta), que vivirá, como pez fuera del agua, una noche de horrores en las calles del Soho neoyorquino.

 

        Bajo la gris superficie

       Curiosa premisa argumental, sin duda, que le vino al dedo a Scorsese para filmar una pieza low-budget sin perder un ápice de sus constantes narrativas, de sus improntas visuales, de su mayúsculo talento. El guionista y realizador nos lleva de paseo cinematográfico a caballo entre lo lúdico y lo desatadamente sórdido, enfrentando a su sufrido protagonista, cual falso culpable hitchcockiano, por las veleidades de la noche y sus monstruos en el barrio bohemio por excelencia de NY, en un espiral de acontecimientos que –aunque paradójicamente (o no) acaben dotando la película de una coda circular- rizarán el rizo de lo kafkiano, por su absurdidad, y a la vez nietzschesiano, por la revelación del atribulado protagonista del abismo que late bajo la epidérmica capa gris que lo cobija.

        

Inquietante

Las desopilantes circunstancias que van alambicando la narración de esta inclasificable comedia de horror van desgranando un tratado de lo psicopatológico, y Scorsese afina su mirada dejando bien grabadas sus señas de identidad como cineasta: siguiendo un crono limitado –una única noche-, viajamos a una ciudad que puede ser cualquiera y que a la vez es diferente de la imagen que de ella tenemos; conocemos una inagotable cantera –especialmente femenina- de almas perdidas en sueños profanos, cuya propia coyuntura ya es un peligro, de urbanitas situados en las antípodas de lo que a priori conceptualizaríamos como tal. En ese temible cóctel de seres y acontecimientos inverosímiles, magníficamente tamizados por un habilidosísimo guión, la cámara persigue la velocidad, dibuja a la perfección la tensión del protagonista –con esos primeros planos de su rostro, sus manos, sus actos-, y arranca un prodigioso pulso rítmico que contagia al espectador, y no lo suelta hasta ese desenlace a la vez absurdo y tan lúcido…

http://www.imdb.com/title/tt0088680/

http://www.panopticist.com/2008/05/the_scandalous_origins_of_martin_scorseses_after_hours.php

http://movies.nytimes.com/movie/review?res=9C07E7DD153AF930A2575AC0A963948260

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s