COMANDANTE/LOOKING FOR FIDEL

Comandante/Looking for Fidel

Director: Oliver Stone.

Guión: Oliver Stone.

Música: Alberto Iglesias, Paul Kelly.

Fotografía: Carlos Marcovich, Rodrigo Prieto.

EEUU-España. 2003/2004. 100/65 minutos.

 

En profundidad

Oliver Stone es el artífice de estos estimulantes documentales, erigidos a partir de dos larguísimas entrevistas mantenidas por el propio realizador con Fidel Castro, que, con sus filigranas lingüísticas, y sin más censura que los puntos de vista solicitados por Stone, se pasea ante nuestros ojos durante unos densos, nada aburridos ciento sesenta y cinco minutos de disquisiciones sobre la historia, la revolución, los hombres, el futuro y, claro, Cuba. Huelga decir que Stone se mueve bien en el alambre, y no cae en la demagogia de ningún color: el discurso de Castro se revela planfetario, rehuyente e incluso falsario en ocasiones (cuando el realizador le pregunta sobre cuestiones relacionadas con el déficit democrático en la isla); en cambio, en otras se muestra lúcido, apasionado, interesante en la exposición de ciertas doctrinas, o –sobretodo en Looking for Fidel– convincente en su refutación de acusaciones contra su régimen. En Comandante, Stone siembra la entrevista de cuestiones incómodas, y no se amilana a la hora de preguntarle a Castro sobre, por ejemplo, la supuesta ruptura de sus relaciones con Ernesto Guevara poco antes de su muerte en Bolivia (en ese pasaje, vemos imágenes del cuerpo inerte del guerrillero), o sobre los presos políticos, o sobre lo que pasará en Cuba tras la muerte/retiro de Castro. (También hay un instante, francamente curioso, en el que le pregunta a Fidel sobre sus relaciones amorosas: Fidel rehuye la pregunta escudándose en su intimidad, y Stone le compara con su padre, y dice que “su generación es más renuente a tratar temas de la esfera privada”).

  

Montajes paralelos

Entrevistador, entrevistado y traductora simultánea se pasean por diversos espacios de interiores o exteriores y no hacen otra cosa que departir, alcanzando niveles condensos que se refuerzan por la compresión del montaje, y por los primerísimos planos que la cámara nos muestra de ojos, manos, boca o partes de su uniforme. En Looking for Fidel (realizada tras la detención por el régimen castrista de setenta y cinco disidentes acaecida poco después del inicio de la guerra de Irak, y centrada principalmente en ese particular issue), los puntos de vista se enriquecen con algunos testimonios de opositores al régimen –principalmente, Osvaldo Payá-, aunque es bien cierto que no existe un auténtico afán de careo entre posiciones enfrentadas, sino simplemente la plasmación de esas diferencias irreconciliables (en relación con lo anterior, la guindilla de este segundo documental acaece en una secuencia filmada en la penitenciaria, en la que Stone entrevista a unos cuantos presos preventivos –se hallan en situación subyúdice- ante la mirada de Fidel; por el tono y contenido de sus respuestas, da la neta impresión de que el Comandante los amedrenta). Aunque el interés de los documentales se decanta netamente hacia lo periodístico –por su sencillez estructural y llaneza en el montaje-, Stone se atreve de vez en cuando a puntear la voz del dictador/comandante con montajes paralelos de imágenes reales, escogidas con intenciones diversas -buscando lo descriptivo, el interés histórico, el énfasis o el contrapunto a las palabras que escuchamos…-, pero que en cualquier caso le otorgan al documento un brío, una mesura, un ritmo (no olvidemos, al respecto, que los malabarismo de montaje caracterizan casi en su totalidad la filmografía del director, y que, allende excesos como Natural Born Killers, deja trabajos tan interesantes desde ese punto de vista como The Doors, JFK o Any given Sunday).

 

Pensamiento libre

  Diga lo que diga el sector reaccionario de la crítica norteamericana -que con sus descalificaciones, como suele ocurrir, se convierten en lo que denuncian-, del trabajo de Stone resulta documentales eminentes, una lección de historia del siglo XX, y un magnífico instrumento para el pensamiento libre. En los créditos finales de Comandante, Stone inserta una magnífica cita de Benjamin Franklin (uno de los padres de la Constitución americana) que reza: “el que sacrifica la libertad esencial por la seguridad temporal no se merece ni la libertad ni la seguridad”; al leerla, uno puede suponer que Stone se refiere a la Administración Bush y su lamentable “Patriot Act”, aunque también cabe mirarlo desde el prisma opuesto.

http://www.imdb.com/title/tt0342213/

http://www.imdb.com/title/tt0403232/

http://www.labutaca.net/53berlinale/comandante.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Fidel_Castro

http://www.elcultural.es/version_papel/CINE/7261/Oliver_Stone_en_el_laberinto_del_comandante_Castro/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s