MASTER & COMMANDER

Master & Commander

Director: Peter Weir.

Guión:Peter Weir y John Collee, basado en la novela de Patrick O’Brian.

Intérpretes: Russell Crowe, Paul Bettany, James D’Arcy, Chris Larky, Max Pirkis, Billy Boyd, Joseph Morgan.

Música: Iva Graves.

Fotografía: Russell Boyd

EEUU-Australia. 2003. 130 minutos.

 

Épica marina

Mayúscula superproducción de época, afiliada a unos parámetros del género aventurero que se creían desfasados en el momento del estreno del filme, y que en cambio se hallan en el meollo de la calidad y hasta belleza de esta película, que encuentra su clave en la búsqueda de la épica en su estado más puro.  Ya digo, parece increíble, y es digno de admiración, que a las actuales alturas del pabellón mainstream, alguien se atreva a hacerle ascos al efectismo y opte por la narración pura, por la construcción concienzuda de escenario, personajes y conflictos. Con la meticulosidad que lo caracteriza, Peter Weir rechaza las actuales convenciones del cine espectacular, y nos sirve ciento treinta minutos de honestas emociones.

  

Epopeya y amistad

  En el sentido narrativo, con mayor virtuosismo que The Lord of the Rings (diría que la otra gran apuesta por la épica en el primer lustro de siglo XXI), el metraje de Master and Commander no parece enfrentarse a un solo escollo desde el impresionante prólogo hasta el no menos prodigioso desenlace. Ese gran ojo que es la cámara de cine no escatima recursos para recrear el contexto histórico de la historia, y de este modo, tan concienzudamente, nos vemos abocados –como probable lastre- a la tripulación del barco en el que acaece casi toda la trama, y a su realidad, pugnas, inquietudes, decisiones. La trama se encauza en la persecución y caza a dos bandas de un bergantín francés (el temible Acheron) y el navío británico capitaneado por Jack Aubrey (espléndido Russell Crowe), epopeyas conjugadas con maestría con buenas dosis de intimismo, otros conflictos más mundanos, especialmente el que a la oposición ideológica que atañe al militar (Aubrey) y al naturista Dr. Stephen Maturin (también espléndido Paul Bettany), conflicto que sin resolverse nunca sí que avanza en el cúmulo de palabras y actitudes (y respeto) que uno y otro polos se cruzan, y que se juzga siempre bajo el rasero último de la profunda amistad que, como tan bien transmiten las imágenes, ambos personajes se dispensan.

  

El método Weir

  Así pues, Master and commander puede alardear, como las mejores películas de Weir, de contener diversas líneas narrativas, de ahondar en justa medida en unos y otros conflictos, y sin perder jamás (ni un ápice) el equilibrio, emocionando al espectador desde la garra y absoluta meticulosidad en la planificación de escenas, en tantos estimulantes detalles de puesta en escena, en la dirección de actores.

http://www.imdb.com/title/tt0311113/

http://www.filmaffinity.com/es/film595319.html

http://www.cine.fanzinedigital.com/224_1-Master__Commander_El_otro_lado_del_mundo.html

http://www.rottentomatoes.com/m/master_and_commander_the_far_side_of_the_world/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s