FANTASMAS DE MARTE, DE JOHN CARPENTER

Ghosts of Mars

Director: John Carpenter.

Guión: John Carpenter y Larry Sulkis

Intérpretes: Natasha Henstridge, Ic Cube, Pam Grier, Jason Stathan, Joanna Cassidy, Clea DuVall, Wanda de Jesus.

Música: John Carpenter y Anthrax.

Fotografía: Gary B. Kibbe

Montaje: Paul C. Warchilka

EEUU. 2002. 88 minutos.

 

Carpenter, la abstracción

        Si descontamos su participación en la serie Masters of Horror, creada por Mick Garris en 2005,  Ghosts of Mars es la última película dirigida por John Carpenter hasta la fecha. Y la verdad es que un parón de casi una década es impropio de Carpenter, lo que abonaría los malos augurios de diversos foros que refieren que el director está enfermo e incluso deshauciado. Sin embargo, con Carpenter sucede como con las películas de Carpenter, que todo es posible, y el viejo rockero del cine tiene hasta cinco proyectos en lista según la base de datos imdb (de títulos The Ward, Riot, LA Gothic y The Prince); las esperamos con ganas. Lo cierto es que Ghosts of Mars, en cualquier caso, conforma con sus dos películas previas, la desternillante Escape from LA y la alucinante Vampires, un corpus propio en la filmografía del autor de Halloween. En realidad, sus señas de identidad estaban marcadas desde mucho antes, pero esas tres últimas (y para mí excelentes) películas comparten algo parecido a la abstracción aplicada a su filmografía; en ellas, Carpenter pule al máximo sus enseñas narrativas y revela, a las claras, liberado totalmente de convenciones, su pasión de storyteller y su adorable personalidad de cineasta fantástico (léase, de cine fantástico) heredero confeso de las enseñas del western, por ejemplo, del tipo de los firmados por Howard Hawks.

 

Indios

        A nivel temático, en Ghosts of Mars no nos hallamos muy lejos, por ejemplo, del meollo de western postmoderno que George Miller rubricó con The Road Warrior. La asunción por parte de Carpenter de los postulados del western ya viene de los tiempos de la primeriza Assault on Precint 13 (que era un remake de Rio Bravo), alcanzan a Vampires en términos de codificación genérica, y en Ghosts of Mars se elevan a la categoría de celebración pura y dura, por lo demás vitaminada con un alarde de imaginación en el aparato argumental que da buena medida del gusto por la sutil ironía y la incorrección política que siempre ha caracterizado a Carpenter (recordemos al respecto Starman, un producto mainstream), pero que se ha venido acentuando con los años. Al mismo tiempo, en estas últimas obras, Carpenter ha ido abandonando las enseñas más terroríficas de su cine, primando en cambio el contenido aventurero y una descripción de personajes jocosa, desmelenada, tan divertida como genuína. De hecho, los fantasmas de marte a que se refiere el título son, por su definición argumental, una suerte de zombies (no-muertos, pero desposeídos de su propia vida), pero en la definición narrativa más bien se asemejan a indios asediando un fuerte, el reducto en el que habitan los pocos hombres y mujeres vivos (personajes a su vez antagónicos, policías y ladrones, y condenados a entenderse para afrontar la hostilidad). En esa línea descriptiva de tipologías de personajes, resulta interesante hablar de la representación del planeta Marte (descrito en imágenes de la forma más austera, aprovechando a la perfección las limitaciones presupuestarias: diversos edificios bajos y cuadrados en un entorno terroso, con diversos montículos, y, claro, una fuerte presencia del color rojo) como el escenario del salvaje oeste, de la frontera, en el que los vaqueros –o si prefiere, la caballería- debe enfrentarse a los indios. Pero atiéndase que precisamente esos indios son una representación literal del espíritu que habitaba en ese paraje antes de ser conquistado: la posesión que desprovee de personalidad a los colonos y les convierte en hostiles es un aura que había estado escondida durante muchos años en un monumento funerario (¿una especie de tumba egipcia?), que, al ser descubierto, ha liberado a todos esos espíritus (“ha abierto la caja de pandora”) y les lleva a la reconquista de su tierra. Y, de hecho, aunque en la solución argumental quede un poco en el aire, parece que esa reconquista terminará por producirse. No hay que ser un exegeta nada obtuso para darse cuenta de que Carpenter siente cierta simpatía por esos fantasmas de Marte, por los pobladores originarios de esa tierra colonizada que recobrarán lo que es suyo.

 

Matriarcado

        Junto con George A. Romero, Carpenter es uno de los máximos exponentes de la serie B contemporánea, entendida en estos tiempos como la capacidad de moverse con un parco presupuesto para, a cambio, poder articular un discurso totalmente ajeno a la domesticación tanto estética como argumental que imponen los estudios. Ese discurso sobre los indios nos da una buena medida de ello, aunque no es el único ejemplo de la libertad creativa. Hay, por ejemplo, muchas bromas afiladas que resultarían impensables en el cine comercial, como por ejemplo el hecho de que sea una droga, la que toma la oficial Melanie (Natasha Heinstridge), la que anule los efectos de la posesión fantasmal. Pero probablemente el ítem de deliberado desmarque más notorio de Ghosts of Mars tiene que ver con la premisa de la organización matriarcal en Marte, que nos ofrece una situación tan inédita en el cine como la composición exclusivamente femenina de ese tribunal al que Melanie debe rendir cuentas del destino de los tripulantes y carga del tren fantasma en el que ha llegado a la ciudad (una rendición de cuentas que, a su vez, puede verse como un homenaje a las secuencias preliminares de Aliens, de James Cameron, en los que la Ripley encarnada por Sigourney Weaver –heroína femenina por excelencia del cine fantástico- debía rendir cuentas de la desaparición de la nave Nostromo); la Henstridge (actriz que precisamente tuvo su carta de presentación con la obra Species, como bella villana), pues, se erige en el personaje fuerte de la función, tanto más que su enemigo íntimo encarnado por Ice Cube, pero también podemos citar a la oficial al mando de su escuadrón, Helena Braddock, no por casualidad encarnada por una heroína del blaxploitation como Pam Grier (que Tarantino había reivindicado pocos años antes en su Jackie Brown); incluso un personaje prototípico en estas obras, el del científico que desentraña el misterio, está encarnado por una mujer, Joanna Cassidy, actriz televisiva de largo bagaje en películas/series de corte fantástico, y que encarnaba a Zhora en Blade Runner.

 

Storytelling

        Pero todas esos conceptos, actitudes y paráfrasis que nos hablan la inventiva, el desparpajo y el talante indomeñable de Carpenter no nos capturarían con la fuerza que lo hacen si no fuera por la brillantez del director como storyteller, su excelso sentido del ritmo visual y narrativo (que, aún más que por seguir las enseñas genéricas del western, le emparentan con Howard Hawks, el gran maestro del ritmo). En Ghosts of Mars suceden muchas cosas, todas vigorosamente explicadas, sea porque se nos van referenciando en diálogos y situaciones, sea porque las imágenes ilustran a la perfección diversos voice over, sea por la elocuencia de esas imágenes cuando no existe la intermediación del verbo (por poner un ejemplo paradigmático, el prólogo de la función, con ese tren atravesando el desierto rojo, que viste la atmósfera del relato de forma excelente). En esta ocasión, Carpenter se atreve a proponer juegos con los flashbacks y los puntos de vista que se articulan con inteligencia, despojados de intención efectista alguna, interesados siempre en ir dando cauce al relato de la forma más directa (y a menudo agresiva). Sin duda que Ghosts of Mars, filme que empieza y termina casi en el mismo instante, es la obra de estructura argumental más compleja de las rodadas por el autor de The Fog, asunción de riesgo añadido y resuelto por Carpenter con idéntica maestría y personalidad (atiéndase a la repetición de una secuencia en la que dos facciones de la cuadrilla policial se separan para retrotraernos a idéntico momento y habilitar otro punto de vista; es un recurso tan sencillo como efectivo) que el resto de estadios de realización.

http://www.imdb.com/title/tt0228333/

http://www.pasadizo.com/peliculas2.jhtml?cod=290&sec=1

http://www.cineismo.com/criticas/fantasmas-de-marte.htm

http://miedomonstruocine.blogspot.com/2008/10/ghosts-of-mars-fantasmas-de-marte-john.html

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s