LAS HERMANAS BOLENA

The Other Boleyn Girl

Director: Justin Chadwick.

Guión: Peter Morgan, basado en la novela de Philippa Gregory

Intérpretes: Natalie Portman, Scarlett Johansson, Kristin Scott-Thomas, Eric Bana, Jim Sturgess, Marc Rylance, David Morrisey.

Música: Paul Cantelon.

Fotografía: Kieran McGuigan

Montaje: Paul Knight y Carol Littleton

EEUU. 2008. 107 minutos.

 

Reader’s Digest

Enrique VIII (1491–1547) fue rey de Inglaterra durante casi cuarenta años, y la historia le recuerda principalmente por haberse casado hasta seis veces, y, un poco menos, por personificar el mayor absolutismo de todos los monarcas ingleses. Su mujer más célebre fue Ana Bolena, principalmente porque de dicho matrimonio nació la que después sería la reina Isabel I, aunque a menudo se suele citar que murió decapitada bajo la (falsa) acusación de adulterio, incesto y traición; se recuerda menos que fue durante aquel matrimonio, segundo de los seis de Enrique, que dio inicio la considerable agitación política y religiosa que fue la Reforma inglesa, con Ana participando activamente en la promoción de la causa de la reforma de la Iglesia. Sé que estas pocas líneas no pasan de somera introducción a términos históricos complejos, decisivos para el curso de Inglaterra y, al menos para los amantes de la Historia, realmente apasionantes. Ello sin embargo, y a pesar de ni siquiera haber citado a la hermana de Ana que da título (original) al filme, he abundado un poco más en materia de lo que hace esta película del televisivo Justin Chadwick, suerte de reader’s digest esquelético cuya razón de ser debe leerse en parámetros exclusivamente afiliados al star-system (a la noción actual del término), pues pretende carear ante la cámara, con dos personajes de peso dramático bigger than life, a dos jóvenes estrellas de Hollywood, Natalie Portman y Scarlett Johansson.

 

Star-System

No quisiera dar lugar a equívocos. Si me enfrento al visionado de una obra titulada The Other Boleyn Girl no pretendo que me den una lección de historia (ello dicho con ciertas reservas: cualquier filme de marco histórico debiera abundar en ello de un modo u otro). Me da igual si quieren contarme las cuitas políticas de Enrique VIII o prefieren efectuar un relato psicológico, me da igual si buscan un retrato de época de ribetes sociológicos (por poner un ejemplo, Sense and Sensibility, de Ang Lee) o si se les ocurre plantear una paráfrasis simbólica y quedarse tan anchos (Maria Antoinette de Sofia Coppola). Las opciones no se detienen ahí, son interminables. Sin embargo, si digo que The Other Boleyn Girl no incide en ningún aspecto que trascienda esos aspectos industriales del Cine, y si ello actúa en su demérito, es porque el filme carece de oxígeno, y ello porque el relato está encapsulado en unos parámetros muy manidos, los que en el fondo tienen que ver con el biopic más zafio: una narración de frases cortas e insulsas, subrayada con puntos seguidos y poco más; un tratamiento de los personajes que nos obliga a dar por supuesta su idiosincrasia porque nos los muestra llorando o riendo, maquinando o desesperándose, todo ello de una forma mecánica (véase por ejemplo las razones del rencor que nace entre las dos hermanas, resueltas en una sola discusión llena de aspavientos a partir de la cual ya debemos dar por sentado todo el aparato dramático que las distanciará). Si los personajes no avanzan, no viven. Y si no viven, no habitan una historia digna de interés.

 

Clichés

Creo que Portman es mucho mejor actriz que Johansson, pero aquí tampoco se nota mucho, porque están dirigidas de manera formularia, atendiendo más a la solemnidad de las luces del encuadre y al montaje –siempre brioso- que a la prestación dramática; y creo que Bana, con sus limitaciones, es mucho mejor actor de lo que se le permite ser en la obra, y que su actuación consigue humanizar, ni que sea un poco, el patético retrato que del mismo habita en el libreto. No nos engañemos, The Other Boleyn Girl es una película para aquéllos que van al cine a ver rostros conocidos, para aquellos a los que gusten de ver unos escenarios y vestuarios pomposos y algún rasgo de fotografía preciosista. Para aquellos que no tengan demasiada paciencia y precisen que les sirvan un relato de forma rápida y entretenida. Para los que quieren ver (o usar) y olvidar (o tirar) una película. Para los adoradores de clichés, uno tras otro. Pero desde que tengo uso de razón sospecho que no es tan cierto que la industria se limite a “darle al público lo que quiere” para ahorrar el riesgo de un desliz comercial; en todo caso se trata de un pez que se muerde la cola, limitarse a no darle al público nada que pueda sorprenderle demasiado, ni mucho menos turbarle. Todo ello, sin importar por supuesto, lo más esencial. Que el Cine, incluso el de entretenimiento, es un lenguaje, y que esa estrategia de intereses exclusivamente lucrativos se opone frontalmente a todas y cada una de sus propiedades y potencialidades artísticas.

http://www.imdb.com/title/tt0467200/

http://www.sonypictures.com/homevideo/theotherboleyngirl/

http://en.wikipedia.org/wiki/The_Other_Boleyn_Girl_(2008_film)

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s