CUATRO BODAS Y UN FUNERAL

Four weddings and a funeral

Director: Mike Newell

Guión: Richard Curtis.

Intérpretes: Hugh Grant, Andie McDowell, James Fleet, Simon Callow, John Hannah, Kristin Scott Thomas, David Bower

Música: Richard Rodney Bennett.

Fotografía: Michael Coulter

Montaje: Jon Gregory

GB. 1994. 116 minutos.

       

Comedia insignia

        Que en los últimos tiempos se hiciera cargo de la cuarta entrega de la franquicia de Harry Potter viene a demostrar que el británico Mike Newell es un viejo zorro, un realizador pactante, lo que algunos llamarían un artesano, que puede asumir proyectos bien diversos –a modo de ejemplo, encajemos en su ecuación filmográfica Donnie Brasco– y accionar las teclas precisas para no quemarse con productos demasiado personales y que corran riesgos comerciales. Newell, formado en el campo televisivo británico en los años 60 (donde se labró una más que prolífica filmografía), alcanzó notoriedad internacional –y dio el salto a Hollywood- con esta comedia referencial de una cierta forma (rápidamente convertida en simplona y estereotipada hasta el paroxismo) de concebir el género, en su vertiente romántico, e industrial. Puede decirse que el filme (en realidad, su éxito) es responsable (pues acuñó la fórmula) del ulterior advenimiento, en el seno de la cinematografía anglosajona (no sólo hollywoodiense, también británica) de filmes como  Novia a la fuga, La Boda de mi mejor amigo, Notting Hill , Love Actually (estos dos últimos escrito el primero y dirigido el segundo por Richard Curtis) u otros tantos (demasiados) títulos análogos que fueron proliferando en los años noventa (y siguen coleando). Eso no significa que esta Four weddings and a funeral sea un bodrio de semejante calaña, que no lo es.

 

Puesta al día

        Y es que en realidad, lo más curioso del caso, es que nos hallamos ante una película sin mayores ínfulas, que si logró romper taquillas fue merced de de su cierta, suave incorrección british en la puesta al día de los postulados de la comedia romántica clásica. Así, lo más interesante del filme radica en la efervescencia y jocosidad de sus diálogos, y en el inmenso partido que Newell logra sacar a sus intérpretes, especialmente el atolondrado Grant (que no dejó de interpretar ese papel durante muchos años). Esos elementos, y un funcional sentido de la progresión narrativa, logran que el visionado del filme sea liviano, gratificante en su falta de pretensiones, y, a la vez, acabe erigiéndose, más allá de sus propósitos aparentes y de su obligado happy end, en una lúcida radiografía de una generación, tanto o más inteligente que la mucho más estirada y pretenciosa llevada a cabo poco después por Kenneth Brannagh con su Peter’s Friends.

 http://www.imdb.com/title/tt0109831/

http://www.movie-locations.com/movies/f/4wandf.html

http://www.rottentomatoes.com/m/four_weddings_and_a_funeral/

http://www.britmovie.co.uk/films/Four-Weddings-and-a-Funeral

http://www.filmaffinity.com/es/film127199.html

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s