CINEMA PARADISO

Cinema Paradiso

Director: Giuseppe Tornatore.

Guión: Giuseppe Tornatore

Intérpretes: Philippe Noiret, Marco Leonardi, Pupella Maggio, Salvatore Cascio, Leopoldo Trieste.

Música: Ennio Morricone.

Fotografía: Blasco Giurato

Montaje: Mario Morra

Italia. 1988. 120 minutos.

 

¡Qué grande era el cine de pueblo!

        Giuseppe Tornatore, con esta celebradísima Cinema Paradiso, nos invita a entonar un canto emocionado al cine clásico y, más bien, a la forma pretérita de entender el cine como un ritual comunitario, como un acontecimiento no por periódico menos relevante que servía para conecta, a menudo por la vía de la ensoñación, las sociedades más autárquicas –la descripción de un pueblo italiano merece la asociación del público español con esa forma de vivir el cine en los primeros años del dictador- con el inmenso mundo que parecía esperar extramuros. Y Cinema Paradiso es una película de metraje bastante irregular, que a menudo consigue evocar con sabiduría y acierto ese hálito de nostalgia impregnando las imágenes y en otros tantos momentos parece empeñada en caer en el constante tópico. Así, el personaje central, Totó/Salvatore es un cúmulo de lugares comunes que en un principio parecen aceptables por aquello de la ensoñación del recuerdo, pero después descubrimos que una y otra vez caen en el estereotipo del “crecimiento emocional”, hasta límites delirantes en el caso de su relación con Elena (personaje idealizado, y que por tanto Tornatore no se empeña siquiera en esbozar, lo cual resultaba dignamente salvable en el acontecer de la historia del metraje original, pero se da de bruces con la propia coherencia de la película en el alargado epílogo que añadió en una director’s cut para nada aconsejable).

 

El meollo romántico del Cine

         Por suerte, en el aparato estrictamente cinematográfico nos encontramos con destellos de sabiduría de Tornatore, cuya escenografía, rica en el juego de angulaciones y ávida por la planificación, consigue –amén de dotar de brio a la función- trascender la ortodoxia y arropar algunos segmentos de un agradecible lirismo. A todo ello hay que sumarle la celebérrima solución argumental de la película –el visionado de las secuencias censuradas-, a la que rehuyo colgarle el fácil epíteto de “almibarada”, porque entiendo que en ese desenlace se abraza la portentosa carga de emoción que la película pretendía reivindicar como receta mágica, como sentido último. Y capítulo aparte, merece destacarse la entrañable composición que Philip Noiret rubrica del personaje de Alfredo, que es quien acaba erigiéndose en el auténtico epicentro de todo lo que acontece en el filme, y cuya representación de aquellos viejos tiempos, aquel lugar, y el propio amor al cine, resulta la más cuidada y feliz de las bazas que esgrime esta Cinema Paradiso.

 http://www.imdb.com/title/tt0095765/

http://en.wikipedia.org/wiki/Cinema_Paradiso

http://www.filmaffinity.com/es/film420972.html

http://www.rottentomatoes.com/m/cinema_paradiso/

http://www.dailyscript.com/scripts/cinema_paradiso.html

Todas las imágenes pertenecen a sus autores 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s