TERMINATOR 2

Terminator 2: Judgement Day

Director: James Cameron.

Guión: James Cameron y William Wisher jr.

Intérpretes: Arnold Schwarzenegger, Linda Hunt, Edward Furlong, Robert Patrick, Joe Morton.

Música: Brad Fiedel.

Fotografía: Adam Greenberg

Montaje: Conrad Buff IV

EEUU. 1991. 131 minutos.

 

Cameron y Arnie

        Mucho antes de que la mediocre Titanic le erigiera como uno de los realizadores más célebres del cine americano (statu quo que, por cierto, perdió rápidamente y, años más tarde volvió a reclamar con Avatar), el irregular guionista y realizador James Cameron pudo abrirse camino en aquel entramado industrial llamado Hollywood mediante una pieza original, posmoderna y violenta llamada Terminator. Otro que se abrió camino con el protagonista de la cinta y de otro lacónico y bárbaro personaje llamado Conan fue Arnold Schwarzenegger, cuya meteórica carrera ha trascendido de la pantalla para, cual película inverosímil, alzarle como gobernador republicano en California.

 

T2, FX

        Pero dejemos las otras historias para otras crónicas y digamos de entrada que esta secuela, rodada varios años después de la original, apuntó un poco más allá del mero exploit de un éxito, no por razones artísticas dignas de especial alabanza sino meramente económicas y técnicas: T2 fue una secuela de qualité, una de las películas de mayor presupuesto y marketing del año 91, y se confeccionó (quizá ése verbo es más preciso que el de “se realizó”) contando con impresionantes alardes técnicos, incluida una revolucionaria técnica de digitalización (que Cameron ya había probado en su filme previo, The Abyss) y que, sirviendo para la caracterización del villano del filme, el T-1000, una máquina hecha de una aleación de metal líquido (sic), significó uno de esos renglones visibles en el torrencial progreso de los efectos especiales del Cine (a colocar, cronológicamente, junto a los dinosaurios de Spielberg en Jurassic Park).

 

No fate

        Probablemente esos efectos especiales, esa pirotecnia de lujo, resulta la mayor y mejor consideración que merece esta segunda Terminator, y como espectador que no hace ascos al puro entertainment debo decir que su brillantez técnica, indiscutible, casi puede justificar el visionado del filme. Pero digo “casi” porque otros productos de su categoría genérica e industrial han efectuado piruetas con los FX igual de flamantes e incluso admirables y no por ello se han convertido en filmes soportables (de hecho, en lo que va de este siglo XXI hay muchos, demasiados ejemplos de lo que digo en el cine denominado “fantástico” que nos viene de Hollywood). Si T2 se acaba convirtiendo en una película más o menos simpática, y de visionado entretenido, es por mor de que esa labor técnica se parangona con una labor argumental que, sin ir muy allá, sí que sabe desplegar con un mínimo de originalidad las premisas de su predecesora, aprovechando de este modo las mayores posibilidades económicas en beneficio de un exceso que se salva de la gratuidad: si en Terminator, ya hacían bastante Linda Hamilton y Michael Biehn con aniquilar a la máquina mortífera que quería asesinarles, en este caso lo que está en juego es mucho más grandilocuente, es el control del destino de la humanidad –no fate, leit-motiv temático e incluso textual del filme-, y por ello la gracia consiste en aniquilar absolutamente todas las posibilidades de que el desarrollo tecnológico militar pueda llegar a pergeñar máquinas demasiado listas como para aguantarnos más a los humanos. Con ello, y por aquello de que a pesar de su violencia la película estaba destinada a un gran público (así como teniendo en cuenta que un peso pesado del star-system como Arnie ya no estaba para hacer de villano), Cameron tiene la buena idea de tratar con cierta sorna una humanización del personaje, canalizada mediante el personaje del adolescente John Connor (Edward Furlong) con quien Arnie, perdón, el T-800, establece una cierta relación de compañerismo o incluso paternofilialidad, y que se resuelve mediante hilarantes escenas como aquella en la que John enseña a la máquina a decir tacos o a no matar a todo quisque, y alguna otra perdida en la mesa de montaje en la que la máquina analiza una sonrisa humana para intentar aprenderla.

 http://www.imdb.com/title/tt0103064/

http://www.rottentomatoes.com/m/terminator_2_judgment_day/

http://www.dvdverdict.com/reviews/t2extreme.php

http://www.metacritic.com/video/titles/terminator2?q=terminator%202

http://www.visualeffectssociety.com/documents/ves50revelfin.pdf

http://en.wikipedia.org/wiki/Terminator_2:_Judgment_Day

http://www.filmaffinity.com/es/film576352.html

Todas las imágenes pertenecen a sus autores 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s