UP IN THE AIR

Up in the air

Director: Jason Reitman.

Guión: Jason Reitman y Sheldon Turner,

 según  una novela de Walter Kirn

Intérpretes: George Clooney, Vera Farmiga, Anna Kendrick, Jason Bateman, Sam Elliott, J. K. Simmons.

Música: Rolfe Kent

Fotografía: Eric Steelberg.

Montaje: Dana E. Glauberman

EEUU. 2009. 109 minutos.

 

Las cartas sobre la mesa

Los dos primeros largometrajes de Jason Reitman, Thank you for smoking y, sobretodo, Juno, le convirtieron en un nombre con cierta reputación en el seno de la industria. Le abrieron las puertas necesarias en el seno del establishment para dar el salto cualitativo y de perfil que supone esta Up in the air, cinta auspiciada por la major de que procede, la Paramount (y por otro peso pesado de consideración: George Clooney) y que logró colarse en la terna de películas más cotizadas del año en razón a los criterios de la Academia de Hollywood. En su primera obra, Reitman nos ofrecía una farsa con cierto mordiente, y en Juno se afiliaba al filón indie –con una obra que en realidad no lo era- para narrar una historia sobre familias desestructuradas en busca de redención. Ambas obras basculaban entre el cierto gusto por detalles algo incorrectos y soluciones narrativas que los desmentían, aunque en cualquier caso cabía colgarle a Reitman cierta afiliación a los valores de la progresía americana. Con esta tercera obra, coescrita por el propio director junto con Sheldon Turner (con base a una novela de Walter Kirn), pretende llevar un paso más sus postulados temáticos (no los visuales, pues sigue anclado a una concepción más bien funcional de la puesta en escena), ofrecer algo parecido a una tesis más adulta –menos gamberra-, desde la mayor ambición de contenidos hasta la mayor ambición dramática. Así, revela sus cartas. Y en mi humilde opinión, deja a la intemperie sus muchas limitaciones.

 

Ponerse serio

Porque a la vista de lo que ofrece esta aburridísima Up in the air cabe definir al hijo de Ivan Reitman como un realizador mediocre, con ínfulas a lo Alexander Payne, pero que es incapaz de trascender la radiografía psicológica más elemental y manida, del mismo modo que, antes que él, le sucedió a otros realizadores que surgieron de la comedia y, al ponerse serios, dejaron a las claras su absoluta falta de talento para el desarrollo dramático, una falta de talento que encubren en envoltorios más o menos sofisticados (por lo demás, nada novedosos), pero a todas luces insuficientes de levantar la vacuidad de un conjunto. Caso de Cameron Crowe (con quien Reitman tiene muchos puntos en común), o de Paul Weitz, entre otros. En el lado opuesto tenemos a Judd Apattow y su factoría, que efectúan una senda más bien inversa, y mucho más interesante: esconder bajo un anecdotario de comedia bufa ciertas reflexiones dramáticas que, sin tampoco ir muy allá, sí que habilitan matices y sugerencias.

 

Doloroso aterrizaje

Atendamos a la historia de Ryan Bingham, el prota de la función que encarna Clooney, un tipo que se dedica a viajar por toda la geografía norteamericana para reunirse con trabajadores a quienes su empresa pretende despedir, y que se encarga de darles la mala noticia, mientras en su tiempo libre se dedica a efectuar conferencias en las que defiende los valores más absolutos del individualismo. Up in the air pretende narrarnos el proceso de toma de conciencia de Ryan de su propia vulnerabilidad, ello a partir de su relación con dos mujeres, una, Alex (Vera Farmiga), amante de ocasión de quien Ryan termina enamorándose, y, otra, Natalie (Anna Kendrick), una joven pupila que le acompaña en sus viajes, a quien imparte lecciones profesionales y de quien recibe lecciones de vida. Sobre el papel –y quizá debamos adjudicarle el haber a Walter Kirn, el autor de la novela adaptada-, el relato es sensacional, no sólo por la confusión entre el trayecto íntimo de Ryan y el aparato discursivo socializante que sostiene en buena medida la trama, sino porque las idas y venidas en avión, esa constante y superficial visita a todos los puertos, más la inexistencia del propio hogar (según se muestra en las secuencias en las que Ryan lo visita: un lugar que, incluso para él, es extraño) funcionan a modo de elegante alegoría sobre la irrealidad en la que está instalado el personaje y quizá la sociedad en general, irrealidad que precisa para desarrollar su funesta labor profesional y que, al mismo tiempo, le convierte en alérgico a todo compromiso personal o familiar. En ese sentido, Up in the air narra lo que podríamos denominar el necesario y doloroso aterrizaje de Ryan en una realidad construida del trenzado de las relaciones humanas, o si lo prefieren, del amor (a la familia, a Alex, al prójimo), algo en realidad consustancial al ser humano y que, denuncia el relato, ciertas estructuras del sistema socio-económico en el que estamos instalados (y las consecuentes praxis profesionales de quienes las ejecutan) están escatimándonos (en ese sentido, la solución argumental es probablemente lo mejor de la función, pues resulta honesta).

 

Sin vida

Hasta ahí bien. Queda justificada incluso la inclusión de esa versión soul del This Land is your land de Woody Guthrie en los créditos iniciales (recordemos que no se trata de una canción cualquiera, sino del auténtico himno de la izquierda americana de toda la vida). El problema es que el espectador podrá pensar en todos los argumentos que he mencionado en el párrafo anterior, porque Reitman los enuncia en imágenes. Pero el mero enunciado es a todas luces insuficiente para insuflar vida a esos personajes y los acontecimientos que los atañen. En ocasiones, como el reencuentro de Ryan con su familia en la boda (casi frustrada) de su hermana, el filme cae directamente en el más estrepitoso ridículo. En otras, sin alcanzar lo bochornoso, se sostiene en una descripción dramática de catálogo y estereotipo, tan pueril como trivial, dejando que el ritmo de la función se sostenga a duras penas en encadenados de montaje que ilustran lo que no son más que continuas transiciones (más el recurso tan celebrado a las reacciones de los trabajadores al ser despedidos, cuya fuerza dramática dejo en entredicho) y esperando, sin éxito, que los diálogos surtan un efecto ponderado. Lo que acaba sucediendo es que los hechos consumados (o ese twist final en la residencia de Alex) nos dicen lo que ha pasado, lo que ha sido de cada personaje, pero no ha habido una auténtica progresión dramática que nos lleve del principio al final en una senda cohesionada y con sentido. Obras como ésta dan alas a aquellos espectadores y críticos que siguen defendiendo que el cine europeo es mejor que el americano en lo que concierne a la introspección psicológica. Yo creo que eso es en realidad un prejuicio –ahí está la vieja guardia de Woody Allen, mal que pese a muchos, un cineasta totalmente americano, y la nueva hornada de cineastas como el citado Payne, o Wes Anderson, o Richard Linklater, entre otros-, pero sí detecto que a menudo esa introspección psicológica acaba funcionando mejor en el cine de género que en el tan cacareado (y oscarizable) drama.

http://www.imdb.com/title/tt1193138/

http://en.wikipedia.org/wiki/Up_in_the_Air_(film)

http://rogerebert.suntimes.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/20091202/REVIEWS/912029999/1023

http://www.calendarlive.com/movies/reviews/cl-et-up-in-air4-2009dec04,0,471447.story

http://campblood.org/Newblog/?p=1455

http://community.compuserve.com/n/pfx/forum.aspx?tsn=1&nav=messages&webtag=ws-showbiz&tid=24021&redirCnt=1

http://dreaming-neon-black.blogspot.com/2010/01/up-in-air-15.html

http://maguiresmovies.blogspot.com/2010/01/up-in-air.html

http://www.rottentomatoes.com/m/up_in_the_air_2009/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s