ACANTILADO ROJO

Chi Bi/Red Cliff

Director: John Woo.

Guión: John Woo, Chen Han, Sheng Heyu según

 la novela de Luo Guanzhong

Intérpretes: Tony Leung, Takeshi Kaneshiro, Zhang Fengyi,

Chang Chen, Zhao Wei, Hu Jun, Nakamura Shidō II

Música: Taro Iwashiro

Fotografía: Lü Yue y Zhang Li.

Montaje: Angie Lam, Yang Hongyu y Robert A. Ferretti

China-EEUU. 2009. 290/148 minutos

 

Cuestiones de mercado(s)

En estos tiempos en los que la siempre caprichosa edición de películas en formato doméstico a veces depara gratas sorpresas –hasta llegar a un punto en el que, ciertas y lujosas ediciones, de contener buenos making off y escenas eliminadas han llegado incluso a ofrecer una versión extendida director’s cut-, es de esperar y desear que los espectadores de este país podamos ver esta Chi Bi (o Red Cliff, la película cuenta con la denominación en los idiomas de sus dos lugares de patrocinio, China y los EEUU), del modo en que corresponde. La película lleva a imágenes, o por lo menos se inspira, en una extensa novela histórica titulada Romance de los tres reinos, escrita por Luo Guanzhong en el siglo XIV, que refiere diversos acontecimientos de los turbulentos años al final de la Dinastía Han y la era de los Tres Reinos , a partir de 169 d. C. y terminando con la reunificación de toda China en el año 280 d. C. Elevado sustrato, pues, traducido en ambiciosa película, que tiene en realidad un metraje de 280 minutos y en el mercado asiático fue estrenada en dos partes. La versión estrenada en España (en la totalidad del mercado occidental) dura más o menos la mitad, unos muy intensos ciento cuarenta y pico minutos. Algo supuestamente planeado de antemano, aunque uno nunca lo puede saber. Sí que es cierto que algunos pasajes –especialmente la presentación inicial- están tratados de un modo algo acelerado, y ciertos personajes –los dos líderes del territorio sureño, Sun Chuan y Liu Bei, y el propio Emperador Chino- tienen una relevancia muy inferior en el devenir de la función de la que sobre el papel –la premisa argumental- sería dable presuponérseles; ello sin embargo, no puede decirse que esta versión “occidental” tenga una estructura deslavazada, o que se note en demasía que Woo haya tenido que comprimir secuencias o bloques narrativos. No, la única sensación que se extrae del conocimiento de estos antecedentes y condicionantes industriales es que Woo ha tenido principalmente que reescribir el relato y prescindir de determinados bloques. Y viendo la película, uno puede pensar que se trata probablemente del cultivo de la materia épica de la que en definitiva está erigida la película. Y siendo como es, la versión de 148 minutos, un prodigioso filme épico, la verdad es que se queda uno con ganas de ver más, de conocer la versión original. Son presunciones, claro, así que me remito a ese deseo, el de hacerme con el devedé que pueda dar o quitar razones.

 

Guerra y estrategia

         La premisa argumental es bien sencilla. Chao Tsao (Fengyi Zhang), Ministro de la Guerra del Emperador de China, presiona a éste hasta que le autoriza a someter a dos Señores que gobiernan diversas y prósperas tierras del sur del Imperio, Sun Chuan y Liu Bei; éstos deberán aliarse para hacer frente al formidable ejército del enemigo, y a la vez dependerán de otra alianza para dirigir la contienda, la que se establece entre dos notables personalidades afiliadas a su causa, por un lado el consejero militar del primero, Zhou You (Tony Leung), y por otro el estratega de Liu Bei, Zhuge Lian (Takeshi Kaneshiro), quien además es un hombre de profunda espiritualidad con dones chamánicos. Tras la breve presentación de los personajes en liza –entre los cuales, además de los citados, debemos nombrar a Xiao Qiao (Chilling Jin), la esposa de Zhou You, una mujer de gran belleza que es codiciada por Chao Tsao-, y la no menos sucinta exposición del primer combate, en el que las tropas de Chao Tsao vencen en su territorio a Liu Bei, el filme concentra sus esfuerzos en ubicarnos en el acantilado rojo del título, reducto de defensa sureño que devendrá escenario de la gran batalla, y nos narra de forma pormenorizada cómo se prepara cada bando para el combate, incidiendo principalmente en las razones estratégicas que esgrimen Chao Tsao por un lado y Zhou You junto a Zhuge Lian por el otro, en una lucha de sabiduría aplicada a lo castrense en la que cualquier contingencia puede ser usada para declinar la balanza, desde la orografía del terreno a la dirección por la que sopla el viento, desde las cuestiones logísticas (por ejemplo, como se las ingenia Zhuge Lian para abastecerse de las flechas que le faltan) hasta el brote de una fiebre tifoidea.

 

Magistral

         El otrora gran esteta del thriller hongkonés nos ofrece una pieza visual brillante, en la que se reconoce claramente su estilo aunque aquí esté implementado en un frente narrativo bien distinto, en el marco de la prosopopeya de una gran batalla militar. Evidentemente, la infografía tiene un papel destacado en la gestación visual de la película, pero Woo logra armonizarla perfectamente con sus vistosas exposiciones de detalle. En ese sentido, tan impactantes resultan secuencias como aquélla en la que seguimos el vuelo de una paloma para ser ilustrados –a vista de pájaro, por supuesto- sobre el formidable aparato militar de las tropas invasoras como los innumerables planos que detallan el coraje, la violencia o la acción pura en las secuencias de batalla. En mi opinión, Woo efectúa una labor bastante satisfactoria en la resolución de las diversas secuencias de ese corte, sin embargo su mayor poderío como cineasta se revela en los pasajes que nos muestran la calma que precede a la tormenta, ya que es en ellas donde gestiona de forma magistral la sustancia épica. El citado plano de la paloma sirve de ejemplo (o más bien de summa en la resolución) de la técnica felizmente escogida por Woo para condensar la tensión narrativa: carear a los opuestos: en esa secuencia una paloma vuela del acantilado rojo hasta la costa opuesta, en la que esperan los invasores, Woo está mostrándonos el tablero; y en un cúmulo de secuencias encadenadas en las que uno y otros reflexionan sobre el próximo movimiento del opuesto, vemos las piezas. Pero por arte de montaje se enfatiza la dialéctica: Chao Tsao se pregunta que hará Zhou You, y éste contesta. O viceversa. Y esa dialéctica –que en los preliminares también se enriquece merced de la labor de una mujer espía que dibuja un pormenorizado mapa del campamento del ejército norteño-, está llamada a concretarse en el contacto, en el combate, por la fuerza y la violencia. Es la expresión, a menudo la celebración, de las virtudes implicadas en lo que Sun Tzu dio en llamar “el Arte de la Guerra”.

 

Elementos de contemporaneidad

         Aunque para vestir su colosal –y a menudo bellísimo- fresco bélico Woo tiene la inteligencia de mostrar diversas de las virtudes y sentimientos de Chao Tsao (y por tanto, de no reducirlo al mero estereotipo de villano), es evidente que su ejército es, por utilizar el fácil símil bíblico, el Goliat que las pírricas fuerzas del sur tienen que vencer. A pesar de que a Woo no le interesan las razones políticas, la gran diferencia de efectivos militares entre unos y otros, el perfil concreto de los personajes, más todas las connotaciones de lo que es una invasión sirven para inclinar la balanza de las simpatías hacia el ejército del Sur, que nos puede hacer ver la película como la increíble hazaña de una muy improbable defensa. Y es curioso detectar como, para articular esa preferencia, el relato trae a colación diversos elementos que se afilian a la contemporaneidad. En primer lugar, la presencia y mención a los refugiados, los campesinos de las tierras administradas por Sun Quan que, bien al principio de la función, vemos marcharse penosamente de sus hogares, y que deciden el final de esa primera contienda, pues el aparato militar retrocede precisamente para proteger a los civiles. Otro elemento, interesante sobre el papel pero mucho más en su plasmación en imágenes, es el elemento de la cultura como marca identitaria de un pueblo y de una manera de entender la civilización: la presentación de Zhou You –remendando con su cuchillo los agujeros de una flauta para que suene mejor, y después forjando su amistad con Zhuge Lian mediante un duelo musical con unos instrumentos de cuerda- apunta en ese sentido, y se complementa con los dibujos que Xiao Qiao imprime con tinta, o en los pasajes que muestran su pericia en la elaboración del te. Precisamente este último ítem nos introduce un tercer elemento destacable: el que libran las dos mujeres en este conflicto de hombres: son las dos mujeres, y nadie más, quienes asumen el mayor riesgo, una de ellas infiltrándose por dos veces en las líneas enemigas, haciendo las veces de espía; la otra, Xiao Qiao, utilizándose a sí misma en beneficio de la causa (en esa reunión con el enemigo en la que, por un instante, nos llegan ecos de la solución final de Seven Women, la última película de John Ford, y que, poco después, descubriremos que ha resultado inopinadamente providencial, decisiva).

http://www.imdb.com/title/tt0425637/

http://www.rottentomatoes.com/m/red_cliff/

http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Red_Cliffs

http://www.calendarlive.com/movies/reviews/cl-et-redcliff25-2009nov25,0,4305938.story

http://www.salon.com/entertainment/movies/beyond_the_multiplex/feature/2009/11/18/john_woo/index.html?CP=IMD&DN=110

http://desertentertainer.com/articles/2009/12/24/entertainment/movie_review/doc4b33ac43c02f5968460971.txt

http://storibord.blogspot.com/2008/07/three-kingdoms-two-movies.html

http://www.beyondhollywood.com/red-cliff-part-1-and-2-2008-09-movie-review/

http://en.wikipedia.org/wiki/Red_Cliff_(film)

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s