LAS DAMAS DEL BOIS DE BOULOGNE

Según fue publicado en el portal cinearchivo

http://www.cinearchivo.com/site/Fichas/Ficha/FichaFilm.asp?IdPelicula=1604

Les Dames du Bois de Boulogne

Director: Robert Bresson

Guión: Robert Bresson y Jean Cocteau, según una obra de Diderot

Intérpretes: Paul Bernard, María Casares, Elina Labourdette, Lucienne Bogaert, Jean Marchat, Yvette Etiévant, Marcel Rouzé

Música: Jean-Jacques Grünenwald   

  Fotografía: Philippe Agostini

Montaje: Jean Feyte

     Francia. 1945. 82 minutos

 

Bresson: primeros años

Sin duda que trasciende la anécdota el hecho de que Robert Bresson (1901-1999) emergiera en la escena cinematográfica durante los años de la ocupación de Francia  por los nazis (1940-1944). O el hecho de que previamente, apenas iniciada la Segunda Guerra Mundial, el futuro cineasta fuera capturado por los alemanes y recluido en un campo de concentración, reclusión que se alargó durante un año. En aquellos años y en aquel lugar, las formas del llamado realismo poético viraron hacia latitudes más líricas. Marcel Carné dirigió Los visitantes de la noche/Les visiteurs du soir (1942) y Los niños del paraíso/Les enfants du paradis (1945). Jean Delannoy lograba un formidable éxito con L’éternel retour (1943), obra en la que Jean Cocteau, guionista, versionaba en su relato el mito wagneriano de Tristan e Isolda. Precisamente Cocteau participó como dialoguista en el guión de la película que nos ocupa, Las Damas del Bosque de Bolonia (Les Dames du Bois de Boulogne, título que por alguna razón ha sido traducido por Las Damas de Bois de Boulogne en el pack recientemente editado por Avalon y la Filmoteca Fnac). Bresson la dirigió en 1945, fue su tercera película. Muchas referencias filmográficas la ubican como el segundo filme del cineasta tras Los Ángeles del Pecado/Les Anges du péché (1943), pero previamente había dirigido un mediometraje, Les Affaires publiques (1934), una… ¡comedia burlesca!, de la que el propio realizador renegó en muchas ocasiones y de la que, al parecer, se han perdido todas las copias existentes.

 

Triángulo

El guión urdido por el propio Bresson con Cocteau se basa en un fragmento de la obra de Diderot Jacques el Fatalista, y nos narra una historia de corte íntimo y afán psicologista y de crítica social, aunque agazapado bajo ciertas formas del melodrama. Una historia que, guardando las distancias cronológicas, guarda muchos puntos en común con la célebre Las amistades peligrosas/Les Liaisons dangereuses escrita por Pierre Ambroise Choderlos de Laclos (1741-1803), principalmente en lo que atañe a la descripción del triángulo de personajes protagonistas. Maria Casares encarna a Hélène, una mujer adinerada que, al cerciorarse que su amante Jean (Paul Bernard) ha dejado de quererla, urde un meticuloso y rebuscado plan para vengarse de él. Utiliza para sus fines a la joven Agnès (Elina Labourdette) y a la madre de ésta (Lucienne Bogaert), mujeres de procedencia humilde a quienes Hélène conoció años atrás en sus vacaciones de verano en el campo. Agnès y su madre, que llegaron a París con la promesa de una vida mejor, malviven merced del trabajo de la joven como cabaretera y mujer de alterne. Hélène les ofrece una nueva vida, una residencia y una pensión,  pero subrepticiamente pretende utilizar a la hermosa Agnès para enamorar a Jean, y lograr que se casen, y, una vez culminado el matrimonio, su ex-amante descubra los antecedentes profesionales de la chica y se vea azotado por el escándalo y la ruina social.

 Bresson antes de Bresson

El aserto más extendido sobre la película pivota sobre su elemento diferencial con respecto de las ulteriores obras de Bresson, en las cuales el cineasta desarrolló su tan particular e incomparable visión de la narrativa cinematográfica, representada en los anales cinematográficos eminentemente con la trilogía llamada “de la cárcel” realizada entre 1956 y 1962 (Un condenado a muerte se ha escapado/Un condamné à mort s’est échappé ou Le vent souffle où il veut (1956), Pickpocket (1959) y El proceso de Juana de Arco‎/Procès de Jeanne d’Arc (1962)), pero depurado en todas sus obras desde que seis años después de filmar la obra que nos ocupa dirigiera Diario de un cura de campaña (Journal d´un curé de campagne, 1951) y que se extendió, sin titubeo alguno, hasta el cierre de su carrera en 1982 con El Dinero/L’Argent. Y en efecto, dada la tan marcada idiosincrasia del cine posterior de Bresson, en la presente Les Dames du Bois de Boulogne existen elementos cabales que en esa posteridad filmográfica del artista desaparecerán. El más importante probablemente relacionado con los actores y sus filtros expresivos –tanto los de Maria Casares como los de Lucienne Bogaert resultan fundamentales en la película–, que a partir de la siguiente película cederán a lo que el propio Bresson llamaba “modelos” en lugar de intérpretes, la caracterización por actores desconocidos y la nula expresividad como rasgo definitorio; otros relacionados con la forma, la fragmentación con la que Bresson pasó a describir lo cotidiano como fundamento de sus tesis; y otros, en fin (consecuencia de los anteriores), ya de contenido, evidentemente relacionados con las tesis jansenistas que de forma tan específica postulará Bresson (y sobre las que se extiende, entre otros muchos estudios, el célebre ensayo de Paul Schrader El Estilo Trascendental en el Cine: Ozu, Bresson, Dreyer, recientemente publicado en España por Ediciones JC).

 

Depuración narrativa

Ello sin embargo, existen en Las Damas del Bosque de Bolonia muchas cualidades narrativas, de la propia concepción del lenguaje cinematográfico, que casan de forma armónica con el cine posterior de Bresson, o que, dicho de otra forma, anticipan no el discurso pero sí la forma de alcanzarlo, la idiosincrasia que el cineasta esgrimirá en adelante en las imágenes de sus obras. Pienso eminentemente en la depuración narrativa, en la severidad a veces cerimonial con la que se exponen los hechos y los sentimientos, la exposición carente de todo artificio, la imagen focalizada en la ilustración de lo dialogado (en el caso de Hélène en los primeros compases –esa secuencia inicial en la que la cámara sigue a la protagonista acompañada por un amigo, Jacques, desde la salida de un teatro, la conversación en el coche que les lleva a casa, la despedida en la entrada, la cámara aún siguiéndola mientras sube en ascensor, entra en su piso y se reúne con Jean–, en el caso del resto de personajes durante todo el metraje) o en la ilustración de los sentimientos ocultos (Hélène tras la puesta en marcha de su ardid: los planos que muestran su reacción cuando termina de mantener una conversación, cuando termina de hablar por teléfono, cuando sus invitados se marchan, lentos retrocesos que tienen un contenido moral, pues desnudan su mentira, pero al mismo tiempo subrayan su soledad).

 

 Más allá del naturalismo

En su sobrio desarrollo de situaciones, acciones y reacciones, Bresson lleva a cabo una formidable inmersión dentro de la sicología femenina, que por sí misma ya convierte la obra en un título destacable. Y en este particular, siguiendo con lo comentado en el párrafo precedente, atiéndase al hecho de que el cineasta no incide en el elemento naturalista que en buena medida sostiene la trama (la importancia de las máscaras en la sociedad de la época, las diferencias de clase, las máculas sociales, las terribles servidumbres que Hélène impone a sus supuestas protegidas), y sí en cambio vuelca todo su interés en las razones estrictamente de comportamiento humano. Ello nos lleva a enunciar otras conexiones,  en este caso temáticas, con sus obras posteriores, principalmente el proceso de degradación moral al que se somete Hélène, pero también el tortuoso camino hacia la redención personal de Agnès, aunque el tratamiento en imágenes de esos temas sea muy distinto y el realizador se apoye en la expresividad, a veces ambigua (pero no neutra) de las actrices. En ese sentido, resulta francamente revelador el cierre de la película, esos últimos planos, meticulosos encuadres que nos muestran a Agnès acostada, cubierta en oropeles, y agonizando víctima de su extraña enfermedad (que puede verse como una metáfora de esas máculas sociales, pero también, viniendo de Bresson, como una tortuosa noche oscura del alma del personaje, angustiado por sus errores del pasado), y siendo salvada por el poder curativo del amor y el perdón. 

 

La naturaleza

Siendo una pieza eminentemente rodada en interiores –y en la que esos espacios encapsulan a sus personajes, merced con el apoyo de un recio trabajo lumínico-, en Las Damas del Bosque de Bolonia llama poderosamente la atención la gran efectividad que se extrae en imágenes del contraste con los espacios abiertos, con la naturaleza, a veces incluso con nada más que la visión de unos árboles desde una ventana. Ya el propio título de la película reclama el valor simbólico de esa naturaleza en fuga, como espacio idílico perdido, pero también como espacio con propiedades lenitivas para las angustias de estos personajes aferrados a los códigos más inclementes de la vida social parisina. La simbología, aunque evidente, está mostrada con gran perspicacia, precisamente recurriendo a la concisión, cuando no a la elipsis. Pensemos en el brevísimo encuentro en el bosque patrocinado por Hélène y en el que Jean y Agnès se conocen; en las dos posteriores secuencias en las que los dos personajes se reencuentran y forjan sus sentimientos, en ambos casos con la lluvia como telón de fondo; o en el reencuentro previo a la celebración del matrimonio, otra vez en el parque, donde Jean espera a su amada diariamente… Conforme se van acumulando estas secuencias, y siguiendo el relato los derroteros que sigue, cobra fuerza la impresión de que Bresson nos está mostrando unas puertas de salida, la tenue posibilidad de huída de los laberínticos espacios en los que se mueven los personajes, los espacios del formidable peso del rencor, la mentira y el arrepentimiento que sostiene sus intrigas. 

http://www.imdb.com/title/tt0037630/

http://filmfanatic.org/reviews/?p=9910

http://mikegrost.com/bresson.htm

http://www.afilmcanon.com/journal/2008/7/10/bresson-les-dames-du-bois-de-boulogne-the-women-of-the-bois.html

http://www.dvdbeaver.com/film/DVDReview/dames.htm

http://www.epinions.com/review/mvie_mu-1056570/content_139993321092

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s