THE ADDICTION

Según fue publicado en el portal cinearchivo.com

http://www.cinearchivo.com/site/Fichas/Ficha/FichaFilm.asp?IdPelicula=2379



The Addiction 

Director: Abel Ferrara

Guión: Nicholas St John

Intérpretes: Lili Taylor, Christopher Walken, Edie Falco, Annabella Sciorra, Paul Calderon, Fredro Starr, Kathryn Erbe, Michael Imperioli

Música: Joe Delia

  Fotografía: Ken Kelsch

Montaje: Mayin Lo

   EEUU. 1995. 80 minutos

 

“In the end, we stand before the light

and our true nature is revealed.

 Self-revelation is annhilation of self.”

 

Cult-movie

Película que sin duda ostenta la categoría de obra de culto (incluso en los estrictos márgenes de la filmografía del no siempre interesante Abel Ferrara, que en diversos foros también tiene afianzado ese prestigio), el hecho de que su realización, durante el año 1995, fuera pareja al rodaje de El Funeral (The Funeral), estrenada un año después, nos revela que el director nacido en el Bronx neoyorquino se hallaba por aquel entonces en el cénit creativo de su carrera, pues ambas obras son, para quien esto suscribe, lo mejor que nos ha legado su dispar y a menudo sobrevalorada filmografía, quizá con el permiso de la previa Bad Liutenant (1992), obra de la que esta The Addiction reformula diversos temas. El relato –urdido por el colaborador habitual de Ferrara, Nicholas St John– nos presenta una realmente poco convencional y fuertemente alusiva aportación a la inagotable cantera de lo vampírico, al ubicarnos en la Nueva York actual y narrarnos los avatares sufridos por una estudiante de antropología, Kathleen Conklin (Lili Taylor), quien, tras ser atacada, mordida en el cuello por una mujer llamada Casanova (Annabella Sciorra), empieza a desarrollar los diversos síntomas por todos conocidos que atañen a los no-muertos, el principal de los cuales, el instinto primario de abastecerse de sangre humana. En el proceso de aceptar esa sobrevenida necesidad, Kathleen también se interroga sobre la misma.

 

         Desasimiento moral

A partir de esa variación contemporánea de la clásica fábula vampírica, que Ferrara ajusta en imágenes con precisión y gusto, explorando las posibilidades expresivas de una escenografía minimalista y una fotografía de austero blanco y negro, The Addiction logra poner en solfa una condensa, algo pretenciosa, algo alucinada parábola sobre el desasimiento moral –sin duda, leit-motiv temático de la completa filmografía del director–, a partir de la hábil inserción de postulados filosóficos y referencias culteranas (citas explícitas al determinismo, a Heidegger, Nietzshe, Feuerbach, Dante, Sartre, Beckett, R.C. Sproul o sobretodo a El Almuerzo Desnudo de William Burroughs, obra cuyo dogmas y elucubraciones de una realidad desbocada sin duda inspiran no pocos axiomas de esta película en particular –algo confeso desde el instante en el que el persuasivo Peina, el personaje encarnado por Christopher Walken, se lo recomienda a Kathleen como si de una hoja de ruta para el discernimiento de la realidad agazapada se tratara– y de la formulación artística de Ferrara en general) en una entraña narrativa en la que lo terrorífico palpita con fuerza ello y a pesar de hallarse soterrado, en lo dramático –y el cauce psicologista que reconocemos a primera vista en esa estética underground y en la matizada y excelente composición de Lili Taylor – e incluso en los momentos de eclosión de la violencia (y hasta el splatter), como en la orgía de sangre climática en que se convierte la fiesta de graduación de Kathleen, en la que la coreografía de esa violencia desatada (pues agresores y víctimas se funden en abrazos cual si de comparsas en un baile se tratara) está observada desde una mirada un punto distante, resguardada, abstracta, casi a modo de vivisección del comportamiento humano.

 

         Fantasmático

El por momentos bizarro artefacto filosófico de Ferrara, con sus ambigüedades y excesos (atiéndase v.gr. al sentido de la inclusión reiterada de esas fotografías del campo de concentración de Dachau o de las víctimas del conflicto bélico en Bosnia), puede atraer por su originalidad, y a mí me resulta convincente como meditación sobre la naturaleza humana y su predisposición natural hacia el mal; empero, entiendo que, como territorio abonado a las ideas que es, resulta francamente opinable, y puede suscitar idéntico interés que repulsa o indiferencia dependiendo del bagaje del espectador. Cosa bien distinta –y sin duda donde la película reclama su valor– es en el apartado de la puesta en escena y disposición de los elementos cinematográficos para generar esta suerte aturdida, pero no por ello menos innegable, de horror. De la exposición serena, realista, que caracteriza los primeros compases de la función, la atmósfera va enrareciéndose a la par que la visión subjetiva, de Kathleen, se va desquiciando, otorgando una mayor preponderancia a las sombras, o utilizando el sonido y la música como elementos que añaden ansiedad, de modo tal que la película va desplazándose hacia un espacio fantasmático en la descripción de las diversas vigilias del personaje o sus acercamientos a víctimas potenciales; todo ello que se quiebra en los pasajes de violencia para habilitar la oposición tan cacareada entre el Bien y el Mal que es intrínseca a la leyenda vampírica y a la que Ferrara saca tanta punta discursiva. Ítem más, como no podía ser de otra forma, el cineasta sigue en esta obra aferrado a la expresión de lo urbano como espacio de y para la degradación (v.gr. el momento, al inicio de la función, en el que Casanova aborda a Kathleen, surgiendo en segundo término en un plano que nos muestra el bullicio callejero nocturno, el personaje encarnado por Sciorra y la cámara desplazándose hasta reunir a las dos mujeres durante un breve instante, para que acto seguido la primera arrastre a su víctima a un alley penumbroso, la imagen medio devorada por las sombras de un enrejado en su encuadre de las dos mujeres y el decisivo instante).

 

En vena

Como aportación contemporánea/vuelta de tuerca al mito vampírico, la película gestiona sus tópoi con habilidad y sugerencia (v.gr. ese plano-secuencia, cámara inmóvil, en el que vemos aproximarse a Kathleen y a su compañera de estudios por la penumbra de un pasillo de la universidad, hasta que los pasos alcanzan un punto de luz colándose por un ventanal: Kathleen se detiene en seco y retrocede). Ferrara y su guionista se sacan de la manga diversos reflejos aplicados al espacio geográfico, cronológico y espiritual que transitan: la urbe contemporánea; probablemente el más interesante al respecto sea la idea plasmada en la primera dosis que la Kathleen vampirizada se procura: extrae sangre de un yonqui que yace en el suelo inconsciente y se la inyecta por vena; es una solución argumental sin duda muy imaginativa y pertinente en lo narrativo, para mostrar el primer eslabón de esa progresión traumático-instintiva del personaje; de paso, y en sintonía con el título de la película, habilita esas frecuentes y superficiales lecturas del filme que inciden en su condición de alegoría sobre la drogodependencia.

 http://www.imdb.com/title/tt0112288/

http://en.wikipedia.org/wiki/The_Addiction

http://www.pasadizo.com/index.php/component/peliculas/?view=peliculas&id=425&type=critica

http://www.rottentomatoes.com/m/1068307-addiction/

http://www.terra.es/personal/prometeo/otrofilm/addiction.htm

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s