FURIA DE TITANES.

Clash of Titans

Director: Louis Leterrier

Guión: Travis Beacham, Phil Hay y Matt Manfredi.

Intérpretes: Sam Worthington,  Liam Neeson,  Ralph Fiennes,  Jason Flemyng, Gemma Arterton, Alexa Davalos 

Música: Ramin Djawadi

Fotografía: Peter Menzies jr

Montaje: Vincent Tabaillon y Martin Walsh

EEUU. 2010. 102 minutos

 

Remozado

Los aficionados al cine fantástico aún guardan más o menos fresco el recuerdo de Furia de titanes (Clash of the Titans) la película realizada por Desmond Davis y producida por el gran Ray Harryhausen en 1981, que ponía en solfa cinematográfica el mito de Perseo y su lucha con Medusa para liberar a la ciudad de Jopa y salvar la vida de la princesa Andrómeda. El sentido de realizar, tres décadas después, este remake (en realidad libre, del mismo modo que las dos obras versionan como les viene en gana el sustrato mitológico), obedece a las mismas y categóricas razones industriales que dan carta de naturaleza a buena parte del cine mainstream que se realiza actualmente; por un lado, el remozado de viejas ideas que en su día aseguraron un éxito, sea para aprovechar la fórmula comercial, para sintonizar con nuevas generaciones o para las dos cosas; por el otro, y en este particular la película homónima realizada este año por Louis Leterrier se nos aparece como un paradigmático ejemplo, la intención pasa por la actualización de la fachada visual, ello concretado en la implementación de los efectos especiales de nueva generación, esencialmente la imagen generada por computadora (pudiendo incluir en este caso los efectos del 3D, aunque debe decirse que esta película no fue proyectada ni rodada pensando en su presentación en 3D, sino que en fase de posproducción se efectuaron diversos ajustes para poderla estrenar en ese formato).

 

Dioses y monstruos

En esta particular lectura (que no adaptación) de las leyendas mitológicas griegas, Perseo (encarnado por Sam Worthington, action hero más que en alza tras su papel protagonista consecutivo en tres blockbusters: Avatar, Terminator: Salvation y la que nos ocupa) descubre su condición semideica tras la horrible muerte de su familia adoptiva bajo las garras del Dios Hades, razón por la que, cuando resulta elegido para intentar salvar a la ciudad de Argos y a la princesa Andrómeda de la amenaza vertida contra ella por Hades, reniega de su sangre divina y desafía a los Dioses del Olimpo. En su periplo por hallar la forma de neutralizar al monstruoso Kraken (colosal bestia concebida por Hades y que materializará la cólera de aquél contra Argos), Perseo se enfrentará a innumerables peligros y, al mismo tiempo, irá modulando sus sentimientos merced de la intervención de otra semidivinidad, Io (Gemma Arterton), que le sirve de suerte de guía espiritual. Para asumir su destino, Perseo, tarde o temprano, no sólo deberá enfrentarse al Kraken, sino que tendrá que desentrañar la esencia de sus encontrados sentimientos respecto del mismísimo Zeus (Liam Neeson), su padre y hermano de Hades. El libreto de la película, obra de los jóvenes guionistas Travis Beacham, Phil Hay y Matt Manfredi, articula el relato buscando un frágil equilibrio entre el sustrato y la imaginería narrativa mitológica y las convenciones del cine fantástico al uso, manejando de forma liviana los atractivos enunciados que refieren las turbulentas relaciones entre Dioses y humanos para implementarlos en una fórmula dramática muy estandarizada de este tipo de producciones, rebajando toda pretensión que pudiera arriesgar el ritmo acompasado a partir de la acción trepidante sazonada con cortos diálogos, todo ello salpimentado con algún detalle desenfadado, caso de ese guiño a la película de Desmond Davis a costa del búho mecánico cuya utilidad es inquirida por un sorprendido Perseo.  

 

Más allá del CGI

Aunque se trata de una de esas superproducciones en las que el nombre del realizador pesa menos que los condicionantes y razones de producción y la labor técnica de gran octanaje implicada, que son los que le acaban dando el más determinante look visual a la obra, debe decirse que la elección de poner tras las cámaras del proyecto a Leterrier, responsable de títulos de acción como las dos partes de Transporter (2002 y 2005) Danny The Dog (2005) o El Increíble Hulk (2008), nos da una muy atinada noción de las intenciones que sustentan el producto, materializadas en la búsqueda de un determinado dinamismo en el acento a la sucesión de set-piéces de acción aventurera que van jalonando el relato. A favor de Leterrier –que  dirige la que es, de largo, su película más lograda visualmente– y de todos los responsables técnicos intervinientes en su manufactura debe decirse que esta Clash of the Titans se toma algo en serio la creación de una atmósfera de lo épico a partir del tratamiento de lo paisajístico. A pesar de que el CGI comparece en absolutamente todas las tomas de la película, hay diversos escenarios construidos físicamente para la película –me agrada especialmente el salón real del palacio de Argos–, y la película está filmada en diversos espacios naturales (caso de Tenerife, diversos parajes de Gales o el desierto etíope de Danakil), lo que, aunque encarezca la producción, coadyuva con mucho a que el efecto de la aplicación infográfica no desvirtúe la sensación de cierta realidad en lo que se refiere a formas, volúmenes y luminosidad. Leterrier logra resuelve con talento algunas secuencias, caso del entero capítulo a la guarida dela Medusa, aunque peca de cierta mecanicidad a otras, sensación agravada por el uso demasiado repetitivo de las grandilocuentes codas de la partitura musical de Ramin Djawadi.

 

         La alargada sombra de The Lord of the Rings

No da la sensación de que los responsables de Clash of the Titans hayan buscado muchas referencias en la última gran superproducción de temática mitológica precedente, Troya (Troy, Wolfgang Petersen, 2004). En cambio, sí se nota la sombra muy alargada de la estética y formas narrativas urdidas por Peter Jackson en su mesiánica trilogía de El Señor de los Anillos (The Lord of The Rings: The Fellowship of The Ring, 2001; The Two towers, 2002; The Return of The King, 2003). Ello se aprecia sobretodo en las composiciones de espacio y fisicidad planificadas combinando panorámicas aéreas y movimientos de la cámara siguiendo la pasos de los personajes, constante que puntúa los cambiantes escenarios y a partir de la cual se va construyendo la carga épica del relato. Sin embargo, también hay muchos detalles concretos tanto narrativos como de puesta en escena que inevitablemente activan el recuerdo de la saga basada en la novela de J.R.R. Tolkien (pienso, por ejemplo, en el diseño de algunos escenarios, como la plaza de Argos, peligrosamente parecida a Minas Tirith, o incluso secuencias calcadas, como aquélla en la que Pegaso, el caballo alado, trata de despertar a Perseo, que yace desfallecido junto al agua, del mismo modo que hacía Brego, el caballo de Aragorn (Viggo Mortensen), en una secuencia de la segunda parte de la trilogía), todo ello patentando, con una perspectiva ya cercana a la década, lo arraigada que ha quedado en la industria la estética y virtudes de storyteller que Peter Jackson imprimió en su luenga y magnífica aportación al heroic fantasy. Para cerrar esta reseña, consignar que esta Furia de Titanes supone la reunión interpretativa de dos viejos amigos, Liam Neeson y Ralph Fiennes, tras La Lista de Schindler (1993), la obra maestra de Steven Spielberg; huelga decir que sus cometidos son diametralmente distintos en una y otra películas, si bien, curiosamente, vistiendo las pieles divinas de los hermanos Zeus y Hades, siguen estando condenados a no entenderse.

http://clash-of-the-titans.warnerbros.com/dvd/

http://www.imdb.com/title/tt0800320/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s