EL ENIGMA… ¡DE OTRO MUNDO!

The Thing…from Another World

Dirección: Christian Niby

Guión: Charles Lederer, según un relato de John W. Campbell

Intérpretes: Margaret Sheridan, Kenneth Tobey, Robert Cornthwaite,

 Douglas Spencer, James Young, Dewey Martin, Robert Nichols

Música:  Dimitri Tiomkin  

Fotografía:  Russell Harlan

EEUU. 1951. 93 minutos.

 

OVNI

Corría el año 1951 cuando dos títulos supusieron la puesta de largo de las visitas cinematográficas, siempre en clave fantástica, a la en aquellos años tan cacareada y polémica materia de los OVNIS y las invasiones extraterrestres. Uno de esos dos títulos fue Ultimátum a la tierra (The Day the Earth Stood Still, Robert Wise, 1951), y el otro, el que aquí nos ocupa, The Thing…from Another World, cuya responsabilidad se atribuye, como después pormenorizaremos, tanto al acreditado Christian Niby como al mismísimo Howard Hawks. Su relevancia está, pues, fuera de duda en términos historiográficos. La diferencia entre esas dos aproximaciones a ese paradigma que en aquellos tiempos tanto arraigaría en el imaginario (no sólo cinematográfico) colectivo, como cualquier aficionado al fantastique sabe de sobra, es que si el título de Wise nos hablaba de un ser superior que venía a nuestro mundo con intenciones altruistas, la criatura de la película de Wise en cambio mostraba una abierta hostilidad hacia los humanos. Así, sin tratarse de una cinta estrictamente de terror –aunque a su sustancia argumental no le falten dosis de lo inquietante–, esta El enigma … ¡de otro mundo! es la que prefigura con más precisión el territorio genérico y correspondiente caldo alegórico cuyo filón se explotaría con tanta profusión en aquellos años, muy a menudo en formato low-budget (y, si me permiten añadirlo, con vocación de ser visionadas en los denominados drive in, los cines al aire libre a los que los mayoritariamente jóvenes espectadores acudían en sus vehículos, desde cuyo interior contemplaban lo que sucedía en pantalla o, si hemos de fiarnos del retrato que de aquellos lugares nos ha dejado el cine, alternaban ese visionado con otros asuntos de corte más íntimo con sus acompañantes).

Niby y Hawks

Como decía, es a Christian Niby a quien se atribuye la realización de la película, si bien el nombre de Howard Hawks, aunque no acreditado, sobrevuela siempre junto al de su colega. Déjenme decir de entrada al respecto que es una lástima que Hawks no firmara o co-firmara esa realización, ya que con esta película hubiera añadido un nuevo escenario genérico a esa nómina filmográfica tan tout-court que nos dejó. Sea como sea, el realizador de Río Rojo ejerció de productor, se sirvió de avezados colaboradores en la manufactura del guión (al acreditado Charles Lederer debemos añadirle otro nombre, el de Ben Hecht) o en las tareas de dirección lumínica (Russell Harlan). Quizá la desconfianza respecto de Niby –que también procedía del círculo creativo de Hawks, pues había sido uno de los más asiduos montadores de sus películas– provenga, amén del agravio comparativo inevitable, de su poca continuidad en la dirección cinematográfica (filmó cuatro películas más, que desconozco, aunque puedo decir que carecen de todo prestigio, y encauzó su carrera en el campo catódico, entre cuyo abundante material firmado por él se cuentan dos episodios, cómicos y poco memorables, de The Twilight Zone). En todo caso, y sentado lo anterior, debe decirse que El enigma … ¡de otro mundo! funciona con suma efectividad en su articulación narrativa y rítmica, desarrollando un planteamiento del todo desenfadado –en el que, cabe insistir, se hacen plausibles ecos del imaginario hawksiano, caso de la descripción marcado por la afabilidad del cuadro humano o esa inserción en clave jocosa de un episodio característico de la comedia de guerra de sexos– que, empero, da por cobijar un clima de innegable suspense en el que los diversos motivos conceptuales que engrasan la maquinaria genérica cobran vida con tanta congruencia argumental como efectividad en su postulado escénico.

Lo argumental y lo genérico

Lo anterior nos lleva a reflexionar sobre esa condición fundacional que hemos atribuido a la película en relación al cine sobre invasiones alienígenas, para decir que, uno de los atractivos que hoy reviste el visionado del filme pasa sin duda por constatar el modo en el que se van fijando motivos y lugares comunes propios a partir de trazos extraídos de otras raíces genéricas, en este caso el relato protagonizado por militares y el cine de aventuras (otra referencia hawksiana: diversas secuencias de la película se nos antojan como intercambiables de otras de la gloriosa Sólo los ángeles tienen alas/Only Angels Have Wings, 1939). En el balance entre razonamientos dramáticos universales y las premisas particulares y definitorias de los relatos de este corte (la curiosa forma de vida descubierta, a medio camino entre la fisiología humana/animal y la vegetal, premisa extraída, aunque de forma simplificada, del sustrato literario del que parte el argumento de la película, el relato corto de John W. Campbell Who Goes There?, publicado por primera vez en la revista Astounding Stories en 1938), la película propone a modo de leit-motiv temático el enfrentamiento entre dos visiones opuestas respecto del descubrimiento alienígena, representado por un lado por la cohorte de científicos (que quieren iniciar investigaciones y hasta establecer vías de comunicación con el alienígena) y por el otro por los funcionarios militares que dirigen la operativa de, por así llamarlo, rescate (que en todo caso se muestran recelosos, y que se escudan en el respeto de ordenanzas y jerarquías para evitar la adopción de decisiones sobre esa cuestión que a todas luces les supera), colectivos a los que se añade el representante de un tercero y externo (que no mediador), el periodista amigote de diversos soldados, cuya definición pasiva –siempre actúa a cobijo de sus compañeros militares– parece incidir únicamente en el énfasis de los trascendentes acontecimientos que le serán escatimados al público (a lo que cabría añadir, en su aportación a lo tonal, una retahíla de chascarrillos más o menos graciosos). En el arbitrio de ese enfrentamiento, pienso que algo en apariencia tan incuestionable como la hostilidad del alienígena puede ser, en un análisis más detallado del guión, si no puesto en tela de juicio, por lo menos matizado, si tomamos en consideración que los diversos estragos que causa –lesiones o asesinatos- pueden verse como reacciones a una hostilidad previamente ejercida contra él (es secuestrado, disparado y mordido por perros,… ¡que llegan a arrancarle un brazo!); no intento enmendar plana alguna, sino simplemente constatar la distancia que siempre ha existido entre la elucubración mediocre de instrumentos para lo discursivo o ideológico y el esmero en dotar a los mismos de rigor, congruencia, complejidad y matices. Qué duda cabe de que El enigma … ¡de otro mundo! propugna con ideas y perspectivas que cabe afiliar con lo ideológico con respecto de los conceptos que maneja literal y alegóricamente, principalmente la alerta contra las presuntas bondades de un cientificismo frágil, pero también es cierto que sus proposiciones al respecto son menos cuadriculadas de lo que aparentan, lo que no sólo las dota de complejidad, sino que al mismo tiempo actúa en beneficio de lo artístico.

http://www.imdb.com/title/tt0044121/fullcredits#writers

http://thedevilridesout.blogspot.com/2008/04/alien-collection-3-thing-from-another.html

http://www.bmonster.com/horror7.html

http://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op01106.htm

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

Un pensamiento en “EL ENIGMA… ¡DE OTRO MUNDO!

  1. Pingback: HALLOWEEN: EL ORIGEN « Voiceover’s Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s