TAKE SHELTER

Take Shelter

Dirección: Jeff Nichols

Guión: Jeff Nichols

Intérpretes: Michael Shannon, Jessica Chastain, Tova Stewart, Shea Whigham, Katy Mixon, Natasha Randall, Kathy Baker

Música: David Wingo

Fotografía: Adam Stone

Montaje: Parke Gregg

EEUU. 2011. 120 minutos.

Escenarios de la fragilidad

 

No me cuento entre quienes opinan que sea necesario, en todo caso, aproximarse al visionado de una película sin la “intoxicación previa” (sí, entre comillas) que supone el conocimiento de la sinopsis o de análisis cinematográficos sobre la misma. Pero sí que es cierto que una película como la que nos ocupa agradece muy mucho la carencia de información, la absoluta falta de disposición de ningún tipo ante su visionado, pues Jeff Nichols, el director y guionista de la película, sabe mover muchas y diversas piezas en distintas coordenadas narrativas que se superponen y zarandean las expectativas del espectador. (Así que, en efecto, estimado lector, si usted no ha visto la película, le invito a que deje en suspenso la lectura de la presente reseña; agradeceré mucho que regrese una vez la haya visto, cosa que le recomiendo encarecidamente).

La premisa de partida, los avatares de una familia prototípica de la clase media trabajadora de una zona rural de Ohio (compuesto por Curtis, un padre obrero de la excavación de terrenos; Samantha, una madre que compagina sus tareas de ama de casa con una labor artesanal de la que obtiene un humilde lucro en un tenderete semanal; y Hannah, una hija pequeña que padece de sordera) nos ubica de cabeza en los términos canónicos o leit-motiv temático del cine indie en su definición  más contemporánea (y progresivamente más industrial). El desarrollo argumental, enfatizado por el protagonismo de Michael Shannon –magnífico actor que, tan cierto como lo anterior, está encasillado en interpretar a tipos de personalidad desquiciada, apreciación que parte desde que lo descubrí en Revolutionary Road (Sam Mendes, 2008) hasta lo mucho que da de sí el papel que encarna en la serie de la HBO Boardwalk Empire (2010- )-, nos dirige, en el núcleo duro del dramatis personae invocado, al tortuoso escenario del progreso de una enfermedad psiquiátrica, una esquizofrenia, cuyos síntomas empiezan a detectarse en el personaje de Curtis (Shannon) y amenaza seriamente con devastar el equilibrio sentimental y económico de la familia. Y aquí instalados es legítimo entender que lo primero (la crónica del devenir familiar) y lo segundo (la crónica de una enfermedad mental) pueden coligarse perfectamente. Sí, pero la cosa se complica si planteamos la siguiente variable: ¿y si Curtis no está enfermo, y sus pesadillas, alucinaciones, delirios y actos obsesivos –principalmente, construir un “shelter”, un refugio para una formidable tormenta que, según proponen esos malos sueños y visiones psicóticas, está por llegar- son ciertas? La respuesta está en su mano y particular interpretación de lo acontecido en imágenes, y por tanto no se puede hablar de un cambio de tono (en todo caso de sutiles tránsitos). Sí más bien de la coexistencia de ambas posibilidades, la forma sutil de narrar esas dos verdades, pero no a la manera de Scorsese en Shutter Island (2009), donde los términos (psiquiátricos) quedaban claramente plasmados en el twist y la explicación final, sino en una dramaturgia que reniega de asumir una única opción, y en ese fuego abierto a las expectativas e interpretaciones, halla el caudal de sus muchas digresiones y reflexiones (que, cierto es, en todo caso remiten a la paráfrasis de estos tiempos de fragilidad, de lo social a lo espiritual, en los que nos hallamos instalados).

Aunque para mi gusto a la película le sobra algo de metraje –y no porque considere imprecisa la métrica de la película, ese tono a menudo contemplativo, cadencioso, muy pertinente para desglosar el estado anímico de Curtis, a partir del cual todo lo demás, subjetivamente o no, se desmorona; simplemente, porque esa métrica, para nada sencilla, se desacompasa un tanto en la parte central del metraje-, ello no es óbice para reconocer la profunda astucia de Nichols en la edificación argumental de la obra y el talento que demuestra en su, ya por propio planteamiento, arriesgada plasmación  en imágenes. Película de visionado tan incómodo como sugestivo, es curioso comprobar como Take Shelter termina dejando a la intemperie las limitaciones del acomodado cine indie que se destila actualmente en los EEUU, precisamente por ubicarse en sus términos idiosincrásicos más reconocibles (el día a día de la familia, las cuestiones referidas a la economía doméstica, las pugnas con el seguro médico por conseguir que operen a su hija, los avatares relacionales, de apariencia mínimos, con compañeros de trabajo de él o amigas de ella, …) para trascenderlos desde dentro, dejando a las claras que esas crónicas de lo doméstico (y me refiero al modo en que se suelen plantear en el cine de esa procedencia cultural e industrial) son sólo un material de partida que precisan de una labor de introspección psicológica, anímica o sociológica pertinente para alcanzar un significado más allá de lo anecdótico o superficial. Se podrá decir al respecto que los resortes esgrimidos por Nichols resultan exacerbados, pero sólo sobre el papel, sin perjuicio de que, por otra parte, no se trata de lo que se despliega, sino de la manera como se despliega un relato cinematográfico lo que nos da la medida de sus líneas de profundidad.

Esta es una película de evocaciones constantes al pírrico equilibrio entre lo aparente y lo oculto, entre lo apacible y lo inquietante. O entre lo que es y lo que va a ser. Y a través de esa tensión, fraguada principalmente en las sugerentes imágenes de la película (en el juego entre lo paisajístico y lo onírico, como elemento más llamativo, móvil iconográfico de todas las alegorías puestas en solfa; pero también en las composiciones que Nichols arranca de Michael Shannon y Jessica Chastain; en el montaje que confiere un metódico ritmo interno a las secuencias; o en el uso minimalista de la música y los efectos de sonido, siempre en respaldo de lo subjetivo), se van afianzando múltiples ardides para el espectador, que, empero, nada tienen que ver con trampantojos ni efectismos argumentales, sino que se ubican deliberada e intencionadamente en el aparato filosófico. Take Shelter nos dirige, sea cual sea la percepción del espectador, al corazón de una tormenta de la que ya no va a hablar. Desde ese título que puede verse tanto como la trascripción de la coda obsesiva de los actos del protagonista (“resguárdate” o “busca un refugio”, sería su traducción literal) o como una interpelación nihilista al espectador acorde con los tiempos que corren a ese desenlace triple y sucesivo de la película (la climática salida del refugio/el poco alentador diagnóstico del psiquiatra/la majestuosa secuencia de cierre en la playa, colofonada con ese mohín de asentimiento que Samantha le dedica a su marido), Take Shelter se atreve a y consigue inquirir al espectador desde múltiples perspectivas complementarias, bien entrelazadas desde la entraña espiritual de la historia, la danza entre lo objetivo y lo subjetivo y la vis expresiva inagotable de los signos y los símbolos cuando se saben hacer aflorar con inteligencia en un relato. Si me preguntan sobre mi interpretación sobre lo que, a fin de cuentas, narra la película, les diré muy sinceramente que cuando se sabe elucubrar un sistema de ecuaciones con diversas incógnitas, es imposible de resolver despejando sólo una.

 

http://www.imdb.com/title/tt1675192/

http://www.sonyclassics.com/takeshelter/

http://rogerebert.suntimes.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/20111005/REVIEWS/111009991

http://www.miradas.net/2012/04/actualidad/criticas/take-shelter-2.html

http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/fin-del-mundo-como-estado-mental-take-shelter-jeff-nichols-1622965

http://criticas-de-cine.labutaca.net/take-shelter-la-logica-del-caos/

http://www.indiewire.com/article/review_jeff_nichols_and_michael_shannon_create_american_epic_with_take_shel

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios

2 pensamientos en “TAKE SHELTER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s