CORIOLANUS

Coriolanus

Director: Ralph Fiennes

Guión: John Logan, según la obra de William Shakespeare

Música: Illan Eskherri

Fotografía: Barry Ackroyd

Intérpretes:  Ralph Fiennes, Gerard Butler, Brian Cox, Vanesaa Redgrave, Jessica Chastain, Lubna Azabal, Ashraf Barhom

GB. 2012. 132 minutos

Dragón solitario

Ralph Fiennes interpretó a Caius Martius Coriolanus en un montaje teatral de la obra homónima, Coriolanus, una de las últimas tragedias que escribió Shakespeare (1608), que fue estrenado en el Almeida Theatre de Londres en 2000. Ello en perspectiva explica en parte por qué Fiennes ha decidido utilizar semejante sustrato para su puesta de largo tras las cámaras. Sin duda, la elección tiene que ver con la previa interiorización de personaje y relato por parte del actor ahora director. Pero esa es sólo una razón, a conjugar con otras, que nos hablan de inteligencia, quizá astucia, y sin duda sentido de la oportunidad del cineasta. No la menor de ellas tiene que ver con el hecho de que se trata de una de las obras menos adaptadas del literato: Bertolt Brecht se interesó por la obra y edificó a mediados de los años cincuenta un montaje cuyo interés añadido era el planteamiento de una paráfrasis ideológica centrada en el discurso sobre la lucha de clases; Brecht, empero, falleció en 1956 sin verla terminada, aunque el montaje finalmente se estrenara en Berlín en 1962 después de que Manfred Wekwerth y Joachim Tenschert se responsabilizaran de terminarla. El compositor eslovaco Jan Cikker convirtió la obra en una ópera que se estrenó en Praga en 1974.  En nuestros lares, Alex Rigola realizó recientemente un montaje estrenado en el Teatre Lliure de Barcelona, y que tenía a Joan Carreras de cabeza de cartel. Pero, ¿y en el cine? Sorprendentemente, a nadie se le había ocurrido llevar a cabo una adaptación del texto, razón por la que ya de entrada el filme de Fiennes, con guión de John Logan, puede reclamar su importancia en el tan y tan nutrido imaginario cinematográfico de lo shakespeariano.

 

Soy de la opinión que no se precisan coartadas de ningún tipo para adaptar un buen material literario, o, dicho de otro modo y para el caso, que Shakespeare, con sus universales e intemporales premisas, siempre está vigente y siempre es pertinente. Pero la verdad es que en este caso concreto se da la circunstancia de que el relato del distinguido militar romano traicionado por sus propias convicciones (y por los intereses particulares de demagogos) nos ofrece, hoy, no pocos alicientes de lectura alegórica, pues apunta diversas reflexiones muy lúcidas sobre las razones sociales y políticas que exploran parte del convulso estado de las cosas. Logan y Fiennes tenían eso muy claro desde el principio, y buena prueba de ello es que la acción discurre en la actualidad, aunque en un planteamiento abstracto, “una ciudad que se llama a sí misma Roma”, clara mención a lo traspolable de sus aspectos radiográficos. Coriolanus narra la tragedia de un héroe militar que poco entiende del juego de la política, y que ve frustrada su aspiración de convertirse en cónsul por mor de esas carencias en la faceta demagógica, que otros, mezquinos burócratas, sí utilizan para someter la ciudadanía a sus egoístas designios, a lo que él reacciona con ira, sintiéndose traicionado por el pueblo al que tantas veces defendió, y uniéndose al mayor enemigo, el rebelde Aufidias (Gerard Butler) para trocar por terror la hostilidad que se le ha dispensado. En la pulcra adaptación de Logan y la austera mise en scéne de Fiennes se hacen fuertes los cuestionamientos que, reflejados de forma hiperbólica y muy gráfica a través de los personajes, señalan que un modelo social edificado sobre la mediocridad intelectual y moral es terreno abonado para la injusticia y los intereses espurios de los más privilegiados, condicionantes implacables del progresivo declive y acaso destrucción de cualquier sociedad. Los ecos de la historia, innegablemente, anidan a diario en las páginas de los periódicos de este país, donde la rendición a la codicia de unos pocos y la sinvergüenza de quienes dicen gobernarnos nos dirige, lógica e inevitablemente, …a la desposesión del derecho de llamarnos a nosotros mismos “Roma”.

 

A pesar de su larga duración, dos horas, el de Coriolanus es un metraje intenso, tenso desde el propio planteamiento y la áspera caracterización que del personaje protagonista rubrica Fiennes, en un relato cuyo crescendo malditista se materializa lento pero seguro mediante unos diálogos que tienen la virtud de capturar la potencia expresiva del material de partida sin renunciar a un pertinente, constante, apreciable proceso de pulido que no tiene otra intención que la eficacia. Esos diálogos se ponen en boca de unos actores excelentes, entre los que se debe destacar a Vanessa Redgrave, impresionante en la piel dura de la madre de Coriolano, y a Brian Cox, emisario político que acumula las heridas en el alma de su propio pueblo. En el aparato escenográfico, Fiennes filma espacios exteriores inundados de una claridad a veces agresiva, y que busca un efecto feísta, a veces levantando acta de geografías urbanas en proceso de descomposición, como el lugar en el que Aufidio y su milicia tienen su guarida, escenarios que proponen una obvia pero no fútil alusión al desmembramiento de la misma civilización, cualidad metafórica que también podemos atribuir a esa carretera que no lleva a ninguna parte y en la que la sangre, como no podía ser de otra manera, dirime el final del relato.

http://www.imdb.com/title/tt1372686/?ref_=fn_al_tt_1

http://rogerebert.suntimes.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/20120201/REVIEWS/120209998

http://alone-in-the-dark-pg.blogspot.com.es/2012/01/coriolanus-review.html

http://www.theartsdesk.com/film/coriolanus

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s