TRANCE

Trance

Director: Danny Boyle

Guión: Joe Ahearne y John Hodge

Música: Rick Smith

Fotografía: Mark Tildesley

Intérpretes:  James McAvoy, Rosario Dawson, Vincent Cassel, Danny Sapani, Matt Cross, Wahab Sheikh, Mark Poltimore

GB. 2013. 96 minutos

Recuerda

 Reconozco que soy poco aficionado a las películas de Danny Boyle, ello y a pesar de no negarle unas señas de personalidad, de verbalización cinematográfica propia, que en las peores ocasiones –Slumdog Milllionaire (2008)– pueden darle algo de lustre a materiales de derribo (por muchos Oscar que cosechen). En el caso de Trance, al cobijo de un guión de Joe Ahearne y John Hodge –el primero especialista en series televisivas, el segundo colaborador en diversas ocasiones de Boyle, en filmes como Trainspotting (1996), Una historia diferente (1997) y La playa (2000)–, que utiliza como coartadas narrativas elementos de una heist movie o película de robos (en este caso, un cuadro de Goya) barajadas con un estudio sobre patologías traumáticas asociadas a la memoria (ello canalizado por de los personajes que conforman el triángulo protagonista, la hipnotista que encarna Rosario Dawson), nos propone una enésima trama-rompecabezas con vestimenta de thriller licencioso –donde la evocación de Origen (Christopher Nolan, 2011) resulta bastante evidente–, que resulta entretenido durante la primera mitad del metraje para terminar resultando redundante, aborrecible, superado ese ecuador, ello y a pesar de la ajustada duración del filme y de los ciertos excesos visuales urdidos para impactar/epatar al espectador, con –el cuerpo desnudo de la Dawson, el virulento clímax con el coche ardiendo- o sin –la imagen en la que aparece media cabeza de un personaje, la otra media volada de un disparo– coartada narrativa mínimamente justificable.

 

En feliz asociación con el director de fotografía Anthony Dod Mantle, el montador John Harris, el diseñador de producción Mark Tildesley y la partitura musical de música electrónica compuesta por Rick Smith, Boyle nos propone un muy alambicado envoltorio visual a semejante traqueteo narrativo, envoltorio que algunos elevarán a la categoría de contenido, estilo y declaración de intenciones, pero que en mi humilde apreciación se queda en un (refulgente, eso sí, y en algunos aspectos muy depurado a nivel técnico, también) juego esteticista que en algunos planteamientos puede resultar interesante –la concepción y filmación de los interiores recurrentes donde discurre el relato, obvia concatenación/continuación física de los espacios psicológicos a los que se refiere el relato- y en determinadas soluciones visuales revela astucia en la construcción atmosférica o agudeza en el cultivo visual de las pistas que forman parte del juego propuesto al espectador, pero que no llega a trascender de los parámetros de la anécdota sofisticada del argumento al estadio, más relevante (y claramente pretendido), de las reflexiones de cierta hechura sobre motivos antropológicos (o incluso, si prefieren, parábolas posmodernas en torno a la propia naturaleza de la imagen). En esta ocasión, uno no termina de decidir si Boyle no filma y monta con suficiente talento para ir más allá de los propios e inanes presupuestos argumentales o si, simplemente, esa fórmula-marco argumental llena de trampantojos y reconsideraciones forzosas está demasiado gastada.

http://www.imdb.com/title/tt1924429/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s