DESMADRE A LA AMERICANA

National Lampoon’s Animal House

Director: John Landis.

Guión: Harold Ramis, Douglas Kenney y Chris Miller

Intérpretes: John Belushi, Tim Matheson, Tom Hulce, Karen Allen, Donald Shutherland, Mark Metcalf, Kevin Bacon

Música: Elmer Bernstein

Fotografía: Charles Correll

Montaje: George Folsey jr

EEUU. 1978. 106 minutos.

 

Delta y Omega

Nos situamos en el Faber College, una universidad privada norteamericana de larga solera. En su campus conviven diversas hermandades, dos de ellas, Omega y Delta, diferenciadas por su raigambre de clase y, quizá en consecuencia, por la actitud y actividades de sus miembros. Si Omega está formada por un grupo de entre lo más selecto y adinerado del alumnado, Delta está más bien conformada por jóvenes de filiación humilde y actitud eminentemente rebelde. Los unos son pijos airados de los de toda la vida, estudiantes de expediente intachable y que gozan del favor de sus mayores y del propio decano de la universidad. Los otros cuelgan con el sambenito de la peor calaña: borrachos, gamberros y pésimos estudiantes. Unos y otros, en realidad, son adolescentes descritos en su hiperbólica dependencia hormonal, aunque los primeros despiertan toda la antipatía, pues son rastreros y miserables, mientras que los otros representan su antídoto, ya que tras sus gansadas no se esconde nada reprobable, bien al contrario, son entrañables, acogen a los parias en su seno, son divertidos, saben que el mundo no es una cuadrícula hecha a su medida, y están en el lógico proceso de descubrimiento sentimental y sexual (la intelectualidad queda al margen aquí). No es de extrañar que la hermandad Delta se halle constantemente contra las cuerdas en el establishment universitario. Pero, no contentos con ello, los estirados y envidiosos miembros de Omega lograran incluso que los miembros más destacados de Delta sean expulsados. La venganza de los desclasados estará servida…

 

Artífices de estilo y temática

Hasta aquí, y leído hoy, parece la definición de la comedia arquetípica de universitarios (o ni siquiera eso, porque los parámetros también sirven para un instituto; baste con decir “adolescentes”) que el más pintado ha tenido ocasión de degustar (es un decir) en múltiples ocasiones, desde que en los años ochenta del siglo pasado proliferaran en sagas tan infames como las de “los albóndigas” y Porkie’s, y hacia los noventa se fueran semidomesticando en formatos cada vez más adocenados y variaciones mínimas de registro, caso de la saga American pie, Juerga de solteros, Una conejita en el campus y una lista tan interminable como inenarrable. Sin embargo, si esta National Lampoon’s Animal House –vemos que “desmadre a la americana” no es exactamente una traducción literal-, realizada en 1978, destaca por encima de ellas es porque es su precursora; y no destaca en sentido negativo, porque, sin ser una gran película –aunque algunos la consideren una obra de culto-, sabe entretener, hacer reír, a veces provocar, y sembrar un liviano pero válido discurso a favor de una incorrección siempre saludable. Sin embargo, el hecho de considerarla precursora de un determinado perfil de comedia que se generalizó en las décadas siguientes nos sirve para efectuar otra anotación referida a sus responsables: se trata de la primera comedia celebrada del entonces emergente John Landis (que dos años después rubricaría The Blues Brothers), está producida por Ivan Reitman (luego director de Los cazafantasmas y El pelotón chiflado), y escrita por Harold Ramis (que primero haría carrera como intérprete de comedia y años después realizaría filmes más o menos inspirados como Atrapado en el tiempo, Mis dobles, mi mujer y yo, los dos títulos de Una terapia peligrosa o Evolution). Vemos pues que en esta Animal House concurren buena parte de los artífices de un estilo de comedia que se estandarizó con éxito en la década siguiente con la valiosa colaboración de diversos comediantes surgidos de la cantera televisiva del Saturday Night Live (caso del malogrado John Belushi, de Dan Ackroyd, de John Candy y otros).

 

Catálogo de chistes

No nos engañemos, una comedia de este corte no suele valer mucho más que los gags y situaciones que lo pueblan. En ese sentido, Chris Miller y Harold Ramis, los guionistas, se ganan fácilmente al espectador en su acumulación de chistes de diverso pelaje, dosificados a partir del perfil de cada personaje, entre las argucias propias del viejo slapstick (juego al que John Belushi o el actor que incorpora al motero “Día D” se prestan gozosos, regalando un catálogo desternillante poblado de motos subiendo escaleras, caballos sufriendo infartos, escaleras precipitándose que frustran una sesión erotómana en las habitaciones de las chicas, o guitarras rompiéndose en pedazos), la comedia de situación (los dos novatos que son dirigidos invariablemente a la zona freakie en la reunión de la hermandad, las sesiones de esterilizado onanismo que uno de los miembros de Omega comparte con su novia) o el chiste dialogado (principalmente en manos del líder y ligón Nutria, encarnado por Tim Matheson), derivando hacia un clímax final (el desfile boicoteado) que reúne todo tipo de situaciones salvajes, delirantes, esperpénticas y de lo más aparatosas. Landis muestra sus mejores aptitudes para la comedia, y sabe moverse entre lo socarrón, lo explícito y cierto gusto por la sutileza que, quizá inopinablemente, de vez en cuando hace acto de presencia. Citar también que, anticipándose a la feliz fórmula de su posterior película, en Animal House escuchamos, a veces en directo, una jugosa selección de magníficas piezas de rock, soul y funk de la época, que funcionan a modo de festivo corolario.

http://www.imdb.com/title/tt0077975/

http://en.wikipedia.org/wiki/National_Lampoon’s_Animal_House

http://www.rottentomatoes.com/m/national_lampoons_animal_house/

http://rogerebert.suntimes.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/19780101/REVIEWS/801010308/1023

http://billsmovieemporium.wordpress.com/2009/01/07/review-animal-house-1978/

http://www.dvdverdict.com/reviews/animalhousece.php

http://www.joblo.com/dvdclinic/dvd_review.php?id=2233

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

EN LOS LÍMITES DE LA REALIDAD

Twilight Zone: The Movie

Director: Joe Dante, John Landis, Steven Spielberg, George Miller.

Guión: John Landis, George Clayton Johnson, Richard Matheson, Jerome Bixby yMelissa Mathison, basado

en la serie creada por Rod Serling

Intérpretes: Dan Aykroyd, Albert Brooks, Vic Morrow, Scatman Crothers, Bill Quinn, Kathleen Quinlan y John Lithgow.

Música: Jerry Goldsmith.

Fotografía: Allen Daviau, John Hora y Stevan Larner

Montaje: Malcolm Campbell, Tina Hirsch,

Michael Kahn, Howard E. Smith

EEUU. 1983. 04 minutos.

 

Como en los viejos tiempos de la TV.

Entretenida, saludable, lograda puesta al día (a un día de los años ochenta) de las clásicas y estimulantes historias de aquella sobresaliente serie televisiva creada por Rod Serling, The Twilight Zone. Lo peor de esta nostálgica adaptación a pantalla grande de los clásicos capítulos de la mítica serie es que han envejecido mal, mucho peor que sus precedentes televisivos. ¿Por qué? Quizás tenga que ver con los medios materiales y con el propio formato. La película que nos ocupa fue dirigida por cuatro nombres de reconocido prestigio en la industria de aquellos años 80. Las producciones dispusieron de medios, pero los estilemas visuales de aquellos tiempos dejaron una impronta muy profunda en el filme, y, sinceramente, el paso del tiempo ha hecho mella en ellas del mismo modo que en la estética de aquella completa década.

 

Capítulos

Ello no obsta, digo, la calidad de cada uno de los episodios, cuya visión conjunta depara un acusado contraste que encuentra su razón de ser en el afán por abrazar los grandes temas narrativos contenidos en la serie que homenajean: el intro-homenaje a los seriales de terror (Landis); el segmento del tipo racista que se convierte en víctima literal de su propia intolerancia (Landis); el aliento de la fantasía más edulcorada y bienintencionada (Spielberg); y dos manifestaciones de paranoia, la primera en una parábola con ciertas dosis de apetecible cinismo (el capítulo más juguetón de todos, dirigido por Joe Dante, que paradójicamente encierra un vapuleo a los valores contenidos en la pequeña pantalla), y, por fín, retomando los raíles del género terrorífico, una inquietante variante del tópoi del falso culpable (Miller).

 http://www.imdb.com/title/tt0086491/

http://www.anorakzone.com/tz/

http://rogerebert.suntimes.com/apps/pbcs.dll/article?AID=/19830624/REVIEWS/306240301/1023

http://en.wikipedia.org/wiki/Twilight_Zone:_The_Movie

http://horasdeoscuridad.blogspot.com/2006/09/resea-twilight-zone-1983.html

http://www.pasadizo.com/peliculas2.jhtml?cod=192&sec=1

Todas las imágenes pertenecen a sus autores