RESACÓN EN LAS VEGAS

The Hangover

Director: Todd Phillips

Guión: Jon Lucas, Scott Moore.

Intérpretes: Zach Galifianakis, Bradley Cooper, Justin Bartha, Ed Helms, Justin Bartha, Heather Graham, Sasha Barrese

Música: Christophe Beck

Fotografía: Lawrence Sher  

Montaje: Debra Neil-Fisher   

  EEUU. 2009. 95 minutos

 

Despedida de soltero

Aunque a The Hangover le llovieron parabienes críticos (y el éxito de la taquilla ya ha enfrascado a sus responsables, incluyendo al realizador Todd Phillips, a la preparación de la ineludible secuela), a mí más bien me ha decepcionado bastante. El realizador de Starsky &Hutch y Escuela de pringaos, partiendo del material escrito por el tándem formado por Jon Lucas y Scott Moore, edifican una enésima revisitación/¿variación? del clásico relato sobre despedidas de solteros que da cancha a lo hilarante y a lo dramático, lo primero en la escenificación de las barrabasadas imaginables que el futuro cónyuge y sus amigos puedan llegar a llevar a cabo, y lo segundo a través del inevitable cuestionamiento que, por la vía de esos excesos, ese casamentero o sus compañeros de juerga puedan efectuar de su pasado, de su propia personalidad, de sus miedos y deseos, de los peligros de equivocarse y las oportunidades de reaccionar. Un tema que, debe reconocerse, puede funcionar perfectamente para diseccionar un modelo cultural y social como el nuestro, el occidental, donde las estructuras familiares y vitales se van diseminando en muchas opciones que se escapan de la fórmula canónica, en parte por razones que tienen que ver con el individualismo, el creciente espacio que el ocio ocupa en nuestras vidas, la democratización de las ideas que ha traído consigo el progreso tecnológico e internet, y un largo etcétera de cuestiones sobre las que cualquier sociólogo podría ilustrarnos.

 

Destellos

Si el filme de Phillips no me convence no tiene sólo que ver con sus razones de escenografía más bien plana, que tira de cliché en su retrato de lo ambiental y lo atmosférico y que puntúa cada acontecimiento mínimo con un ritmo de moda para vestir de presunta efervescencia y liviandad el relato. A salvo escepciones puntuales (Wes Anderson o los Hermanos Farrelly, por ejemplo), en la llamada nueva comedia americana, en la que podemos ubicar al cineasta y los guionistas, es evidente que acaba importando más el contenido de los libretos que la puesta en escena de los conflictos de personajes/grupos/sociedad que esos libretos edifican. Ello sin embargo, este Resacón en Las Vegas, allende la feliz articulación de su trama (un plano que nos muestra como se hace de día en la azotea en la que los cuatro amigos iniciaban su noche de fiesta; elipsis que nos sitúa en un “día después” en el que los personajes no recuerdan qué hicieron, y, lo más grave, han perdido al casamentero), o a pesar de ese hasta cierto interesante punto de partida, funda su efectividad en retratos de personajes y situaciones que despiertan en el espectador una demasiado acusada sensación de deja vú, raílan el comentario sociológico en fórmulas del todo carentes de riesgo o atractivo, y sólo elevan la temperatura de lo hilarante merced de puntuales destellos de incorrección dialogada (bromear a costa del Holocausto por ejemplo) o situacional (el pasaje en la comisaría de policía) que, por sí solas, y a falta de una continuidad en la elaboración del tono, no logran más que entretener a la parroquia de forma intermitente. Si Neil La Bute con su irregular Very Bad Things intentaba provocarnos y Alexander Payne con Sideways logró emocionarnos, Todd Phillips no da la sensación de siquiera pretender que su película no sea fácil y rápidamente olvidable.

http://www.imdb.es/title/tt1119646/

http://wwws.warnerbros.es/thehangover/

http://www.blogdecine.com/fichas/comedias/resacon-en-las-vegas

http://www.filmaffinity.com/es/film986797.html

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios