ASALTO AL TREN DE PELHAM 1,2,3

The Taking of Pelham 1, 2, 3

Director: Tony Scott.

Guión: Brian Helgeland, basado en la obra de John Godey

Intérpretes: Denzel Washington, John Travolta, John Turturro, James Gandolfini. Luis Guzman, Michael Rispoli.

Música: Harry Gregson-Williams.

Fotografía: Tobias A. Schliessler

Montaje: Chris Lebenzon

EEUU. 2009. 116 minutos.

 

Tony Scott

        Debo decir de entrada que Tony Scott no me gusta, me parece uno de los realizadores mainstream que más denodadamente han explotado el artificio como moneda de cambio … ¿artística? Y lo hace desde tiempos de Top Gun, Beverly Hills Cop II o the Last Boy Scout  (obras todas ellas bien representativas de los vicios más zafios del cine de acción comercial americano de los años ochenta) llegando hasta la actualidad (por citar las obras más recientes, Man on fire, Domino y Dejà vu). En diversas ocasiones he manifestado que me cuesta y fatiga seguir las películas que hacen de la sobreexposición a imágenes su razón de ser, que abruman al espectador con un montaje excesivo que más que entretener agota la capacidad de la retina, que no se atreven a buscar los planos medios o generales más allá de la mera inserción, quizá por miedo a aburrir a esa retina desquiciada, o más bien para que no advirtamos las menguas de la planificación y la puesta en escena, que, en definitiva, confunden el dinamismo con otra cosa mucho más carroñera, y que, a la postre (y de ahí mi queja) no logran transmitir emoción alguna ni siquiera mecanismos de identificación que se sitúen allende del estereotipo más manido. Scott no tiene ni el dudoso mérito de haber inventado esos conceptos narrativos (por así llamarlos), pero qué duda cabe que es uno de los más avezados ilustradores de esta estética (por así llamarla), uno de los realizadores que, por estar acostumbrado a moverse con altos presupuestos, sabe cómo cuidar el llamativo y ultratecnificado envoltorio.

 

De los pequeños espacios

        Dicho esto, me atrevo a decir que The taking of Pelham 1 2 3 es una de las mejores películas de Scott, o más bien una de las menos malas, quizá a la altura de Crimson Tide o determinados pasajes de The Enemy of the State. No porque Scott reniegue de esas cargantes señas de identidad (algo que sí podemos predicar, por ejemplo, de Renny Harlin en su coetánea Cleaner), que no lo hace, pero sí porque las prestaciones de la historia en su día concebida por John Godey (y ya llevadas al cine a principios de los años setenta del siglo pasado por Joseph Sargent) se adaptan bien a esas, llamémoslas, prestaciones artesanales del director. En buena medida y parte del metraje, The taking of Pelham 1 2 3 busca y encuentra su mesura y ritmo en el espacio claustrofóbico doble que dirime las conversaciones entre el secuestrador del metro (encarnado por John Travolta) y el controlador de vías que se convierte en involuntario mediador (Denzel Washington), uno enclaustrado en la cabina del convoy y el otro en el reducido espacio de su mesa careada con el monitor que muestra el tráfico del subway neoyorquino. A pesar del notorio exceso de planos,  funciona la técnica de Scott de mostrarnos a Washington mediante una cámara siempre en movimiento, mostrando aturdimiento y vértigo, en contraposición de los sobre el rostro de Travolta, fijos, a menudo cerrados, o mostrados desde el exterior oscuro de las vías. La reducción de espacios de maniobra cinematográfica, en definitiva, convierten en más válidas las opciones narrativas esgrimidas por Scott, cuya obvia presentación del peligro latente en los planos (acelerados o ralentizados, orquestados con música electrónica o efectos de sonido) de los andenes, las vías y los vagones sirve para introducir la tensión, y que, en cambio, nos aburre entreteniéndose en lo aparatoso en las secuencias de exteriores (es de todo punto innecesario todo el énfasis al transporte del dinero por las calles de Nueva York, pero, claro, qué sería de una obra de este tipo sin una pursuit motorizada o, por supuesto, sin un salvaje accidente de tráfico, por mucho que éstos estén insertados con calzador).

 

Nada de terroristas

        Una de las cosas más llamativas de este remake es su renuencia a actualizar para el cine los postulados de aquella obra con el patrón del llamado síndrome post-11/S. Si el filme dirigido por Joseph Sargent mixturaba la esencia de thriller con el relato de catástrofes por aquellos años en boga en el cine norteamericano, el filme de Scott podría perfectamente haber railado esos términos narrativos adaptados a la larga y oscura sombra de los atentados que derribaron las torres más altas del skyline de Manhattan. No sólo no lo hace, sino que deliberadamente rehuye esa opción (apuntándose a una ideología de fondo instaurada por la más que notable The Inside Man de Spike Lee), y, aún más, juega a la sorna al respecto, al relatar el modo en que sistemáticamente los mass media se apuntan a hablar de terrorismo sin un solo indicio al respecto. Es uno de los diversos apuntes interesantes del libreto urdido por Brian Helgeland, solvente guionista –de obras como L.A. Confidential de Curtis Hanson o Blood Work y Mystic River de Clint Eastwood- que sin duda merece el mayor reconocimiento de la película. Helgeland habilita una cierta condensación dramática entorno a los conflictos del controlador de vías y su relación con la empresa en la que ha hecho su carrera,  propone un móvil interesante en la motivación y métodos esgrimidos por el secuestrador y, probablemente el ítem más interesante (subrayado por la rotundidad interpretativa de James Gandolfini), efectúa una ácida paráfrasis del alcalde tecnócrata Michael Bloomberg. Eso sí, podría habernos ahorrado ese desenlace convencional hasta la náusea y de todo punto incongruente, en el que el propio controlador de vías, representante de la ordinary people, asume en solitario la busca y captura del villano. Probablemente es un final impuesto, pero es él quien firma el guión, así que suya es la responsabilidad.

http://www.imdb.com/title/tt1111422/

http://www.sonypicturesreleasing.es/teaser/pelham/

http://www.rottentomatoes.com/m/1207149-taking_of_pelham_1_2_3/

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Anuncios